PuroMarketing

En prácticamente un abrir y cerrar de ojos, Facebook perdió un 20% de su valor en bolsa. Lo hizo en las cotizaciones tras cierre, tras presentar resultados financieros y no cumplir con las expectativas de los analistas. De un plumazo, 150.000 millones de dólares en valor de mercado se esfumaron.

Facebook había presentado buenos datos en ingresos, subiendo en un 42% en la comparación interanual, pero no había presentado tan buenos datos en lo que respecta a los usuarios. Por primera vez en su historia, la red social había tenido que reconocer que había perdido usuarios activos mensuales. Estados Unidos y Canadá estaban mostrando síntomas de estancamiento en usuarios, mientras que en Europa las cosas pintaban más negras. Facebook había perdido un millón de usuarios.

Los datos de Facebook han sido los más impactantes y los que más han impresionado a la industria (y es quien ha protagonizado el mayor descalabro bursátil), pero la red social no es la única que ha tenido que enfrentarse a unos datos no muy positivos en su última presentación de resultados.

Twitter también perdió un 21% de su valor en bolsa tras presentar resultados financieros. La red social de microblogging había presentado cifras positivas en cuentas. Por tercer trimestre consecutivo, Twitter ha tenido beneficios (134 millones de dólares), pero ha tenido que reconocer también ciertos números no tan optimistas.

Por un lado, el crecimiento en nuevos usuarios se ha ralentizado. por otro, la cuenta de usuarios activos mensuales se ha posicionado también en lo negativo, perdiendo un millón de usuarios en la comparativa interanual. En la conferece call con inversores, el CFO de la compañía ha reconocido que el impacto en pérdida de usuarios es más bien de 3 millones tras la 'limpieza' que han hecho de usuarios falsos. La ley de protección de datos europea también había tenido un impacto negativo en sus números.

Y las cifras negativas de Facebook y las de Twitter invitan a pensar si, en realidad, la cosa será mucho más compleja que simplemente la presentación de unos resultados no muy positivos. ¿Es este un bache en las cuentas de estas compañías o el síntoma de un problema más grave y más estructural? ¿Están las redes sociales sumidas en el primer paso de una crisis más profunda?

¿Nos hemos saturado de las redes sociales?

Algunos analistas creen que los números son una muestra de que se ha alcanzado ya un punto de no retorno. "Las redes sociales han alcanzado su punto máximo", apuntaba Ross Gerber, un analista de Gerber Kawasak, sobre las cifras recientemente presentadas por las compañías del sector. Los datos de Twitter y de Facebook serían, por tanto, un aviso de un cambio estructural mucho más profundo.

Y lo cierto es que los estudios ya han ido apuntalando también esta idea partiendo de otras cuestiones. Un estudio sobre pautas de comportamiento de los internautas ya invitaba a preguntarse no hace mucho si las redes sociales estaban empezando a dar síntomas de cansancio y si no estaban empezando a generar fatiga en sus usuarios.

Un estudio de Edelman apuntaba que cuatro de cada diez personas había borrado su perfil en al menos una red social en el último año. Las violaciones de privacidad y el hecho de que las redes sociales se hayan convertido en el caladero de las noticias falsas han impulsado el hartazgo.

En algunas redes sociales, hay además muestras más específicas sobre el problema. El efecto fatiga en Facebook está ya impactando en el comportamiento de sus usuarios. Cada vez se actualiza menos el estado.