PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Hace unos meses, Google echó el cierre final y definitivo a Google+, la que había sido su gran intento por posicionarse en el mercado de las redes sociales. La red social había aparecido años atrás rodeada de gran entusiasmo e interés. Dado que funcionaba bajo invitación en un primer momento y que era limitada en su acceso, se generó un hype de interés notable. Todo el mundo quería su invitación y todo el mundo quería probarla.

A pesar de ello, y a pesar de que algunos servicios de la red social funcionaban como gran reclamo, Google+ perdió fuelle muy rápido y no logró colarse entre las redes sociales que ya estaban establecidas. No fue un problema de que no hubiese espacio para una red social más (Instagram acabó creciendo y triunfando en esos años), sino más bien que lo que ofrecía Google+ no suponía realmente nada novedoso o nada lo suficientemente atractivo como para que los consumidores se sintiesen atraídos por ella.

Google+ fue el más ambicioso de los intentos de Google por crear una red social propia, aunque no fue el único movimiento que hizo en este terreno y no parece que vaya a ser tampoco el último. De hecho, Google está trabajando en una nueva red social.

Se llama Shoelace y busca ir a lo hiperlocal y a las relaciones personales (de hecho, no es muy difícil encontrar ya titulares en medios que apuntan a que es el Tinder de los amigos). La red social funciona a través de una app que une a las personas que están en eventos y actividades cercanas. Es como una llave para encontrar gente con la que hacer cosas. "La premisa de Shoelace es la de unir a gente basándose en sus intereses, como los dos lazos en un zapato", señalan los creadores, como recogen en Business Insider.

Shoelace no ha sido lanzada (todavía) a lo grande. Por ahora solo funciona en Nueva York, mediante invitación y con apps para iOS y Android. No es la primera red social de este tipo, recuerdan en el medio estadounidense, ya que ya existen en ese mercado otras redes sociales que parten de una premisa similar, como Nextdoor.

Nextdoor no es una red social para hacer amigos, pero sí para ponerte en contacto con la gente que vive en tu barrio y para conectar con ellos.

Un proyecto experimental

Shoelace ha sido lanzada por la incubadora de startups de Google, Area 120. De hecho, los portavoces de Google han dejado claro que es uno de los muchos proyectos en los que trabajan en la incubadora y que todo está todavía en fase de "temprano experimento" sobre el que no pueden decir más.

Eso sí, a diferencia de sus fallidas redes sociales anteriores esta idea parece más nueva, más diferente a lo que están haciendo los demás y más como un posibilitador de relaciones con personas reales, algo que se ha convertido en una tendencia entre los potenciales usuarios de redes sociales.

Como recuerdan en The Verge, Shoelace no parece buscar además luchar a lo grande contra las redes sociales sino que se centra en un aspecto concreto. Se podría decir que más bien quiere posicionarse como una alternativa a las funcionalidades de eventos de Facebook y no contra Facebook en general.

Quizás eso, podríamos añadir, haga más posible su éxito, ya que la historia de las redes sociales que han logrado encontrar su hueco ha ido en esa dirección. No triunfaron haciéndose con todo el mercado que ya ocupaba una red social sino ofreciendo algo muy específico. Instagram era una red social para compartir fotos y eso fue lo que hizo que conectase con la audiencia.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo