PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Las razones y las causas que apuntalaban la muerte eran variadas pero a lo largo de los últimos años hemos podido encontrarnos muchas previsiones sobre la inminente debacle de muchos de los medios tradicionales. A principios del siglo, el medio amenazado por completo era la radio, del que se señalaba que tenía serios problemas de audiencia y que se estaba enfrentando a una situación muy complicada de cara a su supervivencia (aunque el boom de los podcasts y el tirón de la radio digital podrían haber cambiado notablemente las cosas en los últimos años).

Durante las dos décadas que ya llevamos de siglo XXI - y las que le precedieron en el siglo XX - los pronósticos sobre la supervivencia de los periódicos se han ido haciendo más y más pesimistas. En los últimos años, además, la prensa diaria no ha sabido encontrar su lugar y no ha logrado determinar cómo puede seguir siendo relevante en el nuevo contexto online.

Y finalmente la televisión se ha sumado a las tendencias a la caída, lastrada por el crecimiento de los servicios de streaming y también (y no menos importante) por su reticencia a ver cómo estaban cambiando las cosas.

Por tanto, ¿están los medios tradicionales en medio de una situación especialmente complicada? ¿Se están enfrentando a una suerte de apocalipsis que marcará cómo hacen las cosas e incluso su propia supervivencia?

La industria de los medios empieza a tener claro que el futuro no pasa por lo que ahora marca la agenda y que, si quieren sobrevivir, van a tener que cambiar, y bastante, las cosas. Los datos de un estudio de Ernst & Young dejan claro que los propios profesionales de los medios temen su inminente extinción y que asumen que no les queda más remedio que cambiar las cosas si no se ajustan a los nuevos tiempos y a sus nuevas características.

Un tercio de los ejecutivos de la industria asume, de hecho, que el futuro de sus empresas es muy negativo. Un 34% se muestra escéptico ante el futuro y no cree que su compañía vaya a seguir existiendo a cinco años vista, a menos que se le haga una transformación radical.

En general, los responsables de medios tienen claro que tienen que hacer cambios. Un 50% de los encuestados reconoce que ya no cree que sobrevivir con los modelos de negocio de siempre sea posible. Un 28% reconoce que necesitan cambiar cómo operan. El único problema es que no tienen nada claro qué deben priorizar en su proceso de cambio.

Por dónde debe ir el futuro

"Las compañías de medios y entretenimiento se mantienen optimistas ante el cambio", señala John Harrison, líder de análisis sobre el sector en la consultora (al fin y al cabo, sobre lo que son negativos es sobre al ausencia de cambio). El problema, señala Harrison, es que hay muchos modelos de negocio nuevos y muy diversos, lo que hace que "el punto de partida esté a menudo poco claro".

Las conclusiones de la investigación también apuntan en esa dirección. No existe un camino único para reinventarse y para crear un nuevo formato de medio. Sin embargo, Harrison señala que las compañías pueden tener éxito si "priorizan tres niveles clave de cambio: la excelencia en operaciones, la innovación y el talento con nuevas capacidades".

ESERP Business & Law SchoolUDIMA, Universidad a Distancia de MadridIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo