Actualmente trabajo como Communication Manager para la Consultoría de Marketing y Comunicación GlobalCOMMS....
PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas¿Cuántas veces hemos oído o dicho eso de "!No pienso volver allí!"?, y es que: ¿Quién no se ha sentido ofendido en algún momento cuando no nos han tratado como merecíamos en un restaurante, en la oficina del banco o en una llamada a "Atención al Cliente"?Cierto es que dentro del Marketing y la Comunicación hay muchas herramientas para captar y fidelizar clientes. De ahí que la mayoría de veces nos sintamos obligados a buscar nuevas formas de atraer y mantener nuevos clientes. Sin embargo, con tanta revolución tecnológica y nuevos estilos de vida, parece que en muchas ocasiones nos olvidamos de herramientas tan efectivas como un anuncio de televisión, muchísimo más baratas y que se remontan a tiempos inalcanzables a nuestros pensamientos; como el tan conocido por todos "Servicio al Cliente".Muchos de nosotros tenemos clara la teoría de cómo tratar a un cliente pero no de cómo aplicarla, y eso hace, en el mejor de los casos, perder a un cliente; lo cual no nos beneficia nada. Una sonrisa y un "¡Buenos días!" nos gusta a todos. Y quizá en uno de esos días en los que no nos sentimos bien de ánimos nos ayuda a afrontar el día de otra forma.Con una buena estrategia simple y lógica de Servicio al Cliente expresamos un sentimiento de amabilidad que es "agradecido eternamente" si seguimos y cumplimos dicha estrategia, por el simple hecho de que "nosotros somos, siempre, algo más simpáticos y eficientes", reduciendo el coste prácticamente a cero y viendo el cliente que su problema se soluciona rápidamente y sin estar mareándolo de una persona a otra o de un lugar a otro. Y si bien es recomendable integrar otras herramientas de CRM así como de Marketing y Comunicación, lo único que necesitamos es concienciarnos de la importancia en el trato y el servicio ofrecido. Simplemente deberíamos pensar en cómo nos gustaría a nosotros ser tratados. Y, aunque somos todos conscientes de que no podemos agradar a todo el mundo, sí es cierto que podemos agradar a la mayoría. Olvidándonos de si la persona a la que atendemos viene furiosa y nos habla mal. Los seres humanos tenemos la capacidad natural de hacer calmar a los animales así que también podemos tranquilizar a otros como nosotros y hacer que se pongan de nuestro lado. Al fin y al cabo la intención es seguir con el negocio y atraer cuánto más clientes mejor, ¿no?
ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo