PuroMarketing

Una de las vías para comprender cómo han cambiado las pautas de consumo de contenidos de los consumidores, el entretenimiento y el papel de la televisión como reina de las horas de ocio está en estudiar los datos de los contenidos estrellas. Desde hace décadas, las series son el contenido más destacado de las horas de ocio. Era lo que concentraba a audiencias millonarias ante el televisor… aunque ahora las cosas están cambiando.

Según acaba de demostrar un estudio, ya hay más series creadas y nacidas para las plataformas de streaming de las que hay para televisión. Es decir, Netflix, Amazon, Hulu y familia ya han adelantado a la televisión tradicional lineal como el espacio de las series. Los datos vienen de EEUU, de un estudio elaborado - año tras año - por FX, pero dado que las series que se ven en el resto del mundo son mayoritariamente estadounidenses y dado que lo que ocurre en ese mercado impacta por arrastre en los otros, los datos son muy importantes.

Ahora mismo hay una oferta de contenidos más amplia que nunca, pero también una en la que la tele tradicional se ha quedado atrás. En cinco años, el número de programas disponibles - según los datos del estudio - han crecido en un 42%. En ese crecimiento, los "streamers" han sido decisivos. Ellos son el detonante de estos datos y la clave que los explica. De las 495 series analizadas, 160 son de servicios de streaming, adelantando a las cadenas de cable con publicidad (144) y a las networks (146).

Las series para plataformas de streaming son ya el 32% de todos contenidos con guión desarrollados para tele, como apuntan en las conclusiones del estudio. Además, y aunque los analistas habían predicho que en 2017 iba a pinchar la burbuja de las series, esto no ha ocurrido. Siguen en plena forma y siguen protagonizando grandes estrenos con mucho interés entre los consumidores.

Un crecimiento del 385% en los títulos VoD

El volumen de series que las plataformas de VoD crean ha subido además como la espuma. El crecimiento de la cantidad de programas que estas plataformas crean ha sido de un 385% desde 2014. Si a eso se suma que a las tradicionales plataformas de streaming se suman los nuevos estrenos de contenidos propios y con guión de Facebook o YouTube, que también quieren ir a por las series, se comprende todavía mejor el panorama en el que están las series y el que se avecina.

Cada vez a las televisiones tradicionales no solo les cuesta más captar la atención de los consumidores en medio de todos estos contenidos y llamar su atención, sino que además también tienen que luchar contra más elementos a la hora de fichar talento o de pujar por creadores.

El lanzamiento de nuevas plataformas, como la que se espera de Disney, no se lo pondrá fácil. Si la televisión y sus series han ido perdiendo tirón (las audiencias de las teles estadounidenses han caído, pero también esa tendencia se ha visto ya en Europa), el futuro no parece ofrecerles una solución.

La solución: empezar a pensar más en el consumidor

¿Puede la televisión sobrevivir a este cambio en las circunstancias y al tirón de los nuevos medios? ¿Va a matar la estrella del VoD a la estrella de la tele?

El primer paso que las televisiones tienen que dar es asumir el estado de las cosas y que el pasado no va a ser ni el presente ni el futuro. Los tiempos dorados en los que la televisión linear era la protagonista de las horas de entretenimiento, con toda la familia sentada en el sofá, han terminado. Si la tele quiere no caer con ellos, tiene que entender al consumidor de hoy.

El segundo estaría en poner al consumidor en el centro de la estrategia, algo que algunas televisiones ya están empezando a comprender, como apuntan en un análisis de Forrester. Pero, también, han comprendido que para sobrevivir en el nuevo escenario tienen que empezar a vender publicidad de un modo nuevo, convergente con los nuevos escenarios y con los nuevos medios, algo que para lo que necesitan desarrollar soluciones pero también que los responsables de marketing se comprometan.