Artículo Por Redacción Publicidad Oct 13, 2022

Por qué seguimos recordando con tanta precisión los anuncios publicitarios de la televisión de los 90 

Una mezcla de nostalgia y prácticas publicitarias de su época explica cómo seguimos cantando el single de un anuncio de hace 30 años

El anuncio lo protagoniza Raffaella Carrà y vende un banco ya hoy desaparecido, el Central Hispano. Si la campaña ha tenido una nueva vida – o un momento de efímera tracción en internet – es porque la acaban de compartir en Twitter, para mayor gloria del canguro bailarín que acompaña a la estrella italiana.

Cuando me lo enviaron por WhatsApp, en un primer momento me quedé preguntándome qué era aquello. Luego, me di cuenta de que sabía perfectamente la canción. “¡Que revival!”, comentaba en la app de mensajería la persona que me lo envió. Fue algo que le pasó también a quienes comentan el tuit original, cuyas memorias de los 90 están conectadas también con ese anuncio. La campaña es de 1993 y, aunque posiblemente los niños que entonces veían la tele no era el target, son quienes ahora pueden canturrear sin mucho problema la melodía.

Si alguien desenterrase campañas publicitarias de entonces en Twitter, es bastante probable que muchas de ellas les sonasen a quienes entonces veían la tele, tengan ahora la edad que tengan. Todavía seguimos siendo capaces de cantar la canción de Todos contra el fuego o de saber que la mejor defensa ante un bully de patio de recreo es apelar a tu primo de Zumosol. La cumbre de la elegancia – como bien demuestran las fiestas en casa del embajador – es una pirámide de bombones Ferrero Rocher. Estas con campañas icónicas de los 90, que tienen mucho de hito de cultura popular.

Sin embargo, muchas otras campañas – que seguramente no serían las que mencionaríamos si alguien nos preguntase por anuncios de los 90 – siguen agazapadas en el fondo de nuestra memoria y cualquier elemento puede hacer que las volvamos a recordar, con las marcas a las que estaban vinculadas. ¿Nos acordamos mucho mejor de los anuncios de los 90 y por qué ocurre esto?

Memoria de los 90

La clave de estos sólidos recuerdos de la publicidad de los 90 no está tanto en las creatividades – los anuncios de entonces no eran mejores que los de ahora ni más creativos – como en el contexto en el que se movían marcas y consumidores.

“Hay que entender el contexto”, explicaba hace unos meses Erika Fernández, coordinadora del grado de Publicidad de la UNIR, analizando por qué se recuerda todavía un anuncio concreto de esa época, el de Curro se fue al Caribe. El consumo de medios entonces era diferente: "nos comíamos los anuncios". Los espectadores de todas las edades se pasaban horas y más horas viendo televisión y recibiendo esas campañas publicitarias del momento. Es decir, la exposición que los consumidores tenían a cada campaña era mucho más elevada que la que pueden tener ahora.

A eso se suma que la competencia era mucho menor, una razón que explica que recordemos mejor los eslóganes de hace décadas que los de ahora. Frente al panorama ultrafragmentado de medios que las marcas deben navegar ahora, entonces todo era mucho más sencillo. Incluso en la televisión, todo era más reducido. Los españoles podían ver cuatro canales – La 1, La 2, Antena 3 y Telecinco – y una autonómica si vivían en ciertas comunidades. Había revistas, publicidad en exteriores o en cines, radio o periódicos, cierto, pero no había que competir con el elevado – y muy fragmentado – consumo digital.

Y a todo ello hay que sumar el poder de la nostalgia, que las propias marcas usan ahora en los anuncios. Los recordamos porque los vimos 20 veces y porque tenían unas cancioncillas pegadizas en un momento en el que la atención no era tan difícil de conquistar, pero nos emocionamos con ellos en redes sociales porque los vemos con una pátina de nostalgia, de tiempo optimista del pasado que nos lleva a acercarnos a ellos de una manera emocional.

Recomendados
Patrocinados