PuroMarketing

  • OPINIÓN
Directora general de madvertise

Estamos en época de regalos, reencuentros familiares, excesos gastronómicos… y también, por qué no, de aplicaciones temáticas. Aprovechando las fiestas navideñas, los anunciantes están sacando partido del poder de las apps para crear un vínculo emocional con sus potenciales consumidores. De hecho, más del 70% se ha lanzado a esta modalidad del marketing mobile.

Geolocalización, advergaming -juegos-, realidad aumentada…multitud de atractivos e innovadores formatos para que los usuarios retengan la marca en unas fechas donde la ilusión y el “un día es un día” llevan a más de uno a tirar la casa por la ventana. No en vano más de la mitad de los anunciantes hacen su particular agosto durante la campaña navideña, obteniendo los ingresos que les permitirán mantenerse durante el resto del año. 

Escenarios tan sugerentes como “La Fábrica de Sueños” de Loterías y Apuestas del Estado, donde los usuarios pueden compartir sus ilusiones y situarlas en el mapa o hacer realidad la fantasía de convertirse en ayudante de Papá Noel de la mano de Coca-cola son sólo algunos ejemplos de cómo el marketing mobile puede tocar las emociones para aumentar la intención de compra.

Sin embargo, no sólo de fibra sensible viven las apps navideñas. Apelar a la diversión y a la alegría propias de esta época del año también es una fórmula eficaz para dar protagonismo a una marca. Por ejemplo, reuniendo todo el arsenal de instrumentos propios de esta época para delietar a la familia con los villancicos de siempre como hace la Agencia 101 en su Appguinaldo.

Los dulces navideños son un gancho que tampoco podía faltar en estas campañas. Convertir el tradicional roscón de Reyes en el consejero ideal para dar con el regalo perfecto es la apuesta de ‘Mixta’ para atraer la atención de los consumidores de esta marca, que vive en el imaginario popular, gracias a sus divertidos anuncios para televisión.

Marcas de juguetes, de lácteos, de café…de todos los sectores imaginables han sabido dar con la fórmula que mejor se adapta a su actividad y a sus consumidores para convertirse en protagonistas de su propio mundo virtual en estas fechas. 

En definitiva, los anunciantes son conscientes de que existe un mercado potencial de diez millones de usuarios de teléfonos inteligentes que además lo utilizan a diario no sólo como medio de intercomunicación personal, sino como vía directa para navegar por la red; de forma que el alcance está más que asegurado.

Si además a esta circunstancia le añadimos que este entorno permite llegar con detalle al público objetivo para aumentar el impacto de los mensajes y, por tanto, la rentabilidad de la campaña, tenemos éxito sin precedentes. La revolución de las apps ya está aquí y no es una moda pasajera... Felices fiestas a todos.

Directora general de madvertise