PuroMarketing

Las apps de mensajería se han convertido en una oportunidad "tremenda" para los medios online

Tanto las marcas como los medios están más que interesados en el mundo en el que se mueven en la actualidad en llegar a los consumidores y en lograr conectar con ellos. En un mundo además en el que hay cada vez más y más elementos y en el que llamar su atención y conseguir que presten atención a lo que se está diciendo resulta cada vez más difícil, tanto unos como los otros están siempre pendientes y siempre intentando descubrir nuevas vías que hagan que los mensajes que lanzan lleguen realmente a los receptores con los que quieren conectar.

Dado que las redes sociales, la vía por la que apostaban de forma destacada en los últimos tiempos, han perdido en cierto modo su eficacia, las marcas y los medios están buscando nuevos caminos. Facebook ha hecho cada vez más difícil que los mensajes que publican se cuelen en el feed de noticias, ya que su algoritmo está dando mucha más importancia a otro tipo de contenidos y está, de hecho, siendo especialmente negativo ante esto. En otras redes sociales que lograban grandes ratios de respuesta y que eran el gran ejemplo de cómo conseguir un buen engagement, como es el caso de Instagram, las cosas están cambiando y las cifras de engagement están en caída. Las marcas y los medios necesitan, por tanto, encontrar alternativas a todas ellas.

¿Qué es lo que están probando y cuál está siendo la alternativa a la que están echando mano para continuar posicionando sus mensajes y para seguir conectando con los consumidores? Según los datos de BI Intelligence, se puede ver claramente una tendencia que se puede ligar directamente a esta nueva realidad. Los medios están echando mano cada vez más de las aplicaciones de mensajería para conectar con los consumidores y hacerles llegar sus contenidos y están haciéndolo además con cada vez mejores resultados. Así, la BBC empleó tanto Viber como Whatsapp para compartir tanto información sobre la última epidemia de ébola como sobre el terremoto de Nepal y The Wall Street Journal usa de forma recurrente en Japón Line, plataforma en la que lleva un año y donde ya tiene dos millones de seguidores.

Como concluyen en el estudio, las apps de mensajería se han convertido en una oportunidad "tremenda" para los medios online no solo para conectar directamente con la audiencia sino para hacerlo además de forma global. Cada vez son más los consumidores que emplean estas herramientas y cada vez son más los potenciales lectores a los que se puede llegar a través de ellas, lo que crea una potencial audiencia muy elevada y muy interesante para las marcas.

Los retos de las apps

Las apps sin embargo no solo tienen un lado positivo, sino que también presentan ciertos problemas que los medios tendrán que ir solventando. El primero no es en realidad ajeno a otros soportes que ya están empleando: las apps son una fuente de información de primera sobre los consumidores y sobre sus hábitos, ubicaciones, datos de consumo... Esta información, sin embargo, no está a disposición de esos medios que emplean las apps (o para el caso de las marcas que quisieran hacerlo), lo que hace que sus estrategias no sean tan eficientes como podrían serlo.

El segundo problema es uno de forma: las apps de mensajería, salvo excepciones, no están preparadas para este tipo de servicios. Es decir, no tienen formatos que permiten publicar contenido (de forma generalizada) y llegar así a estas audiencias. El mejor ejemplo de este problema es Whatsapp. No hay ningún sistema que pueda ser empleado en Whatsapp para lanzar contenidos al mundo y por tanto no hay ninguna manera de hacerlo de un modo que sea sencillo o sin enfrentarse a las normas de la plataforma (que solo permite grupos de 256 usuarios como máximo).

Pero entonces, ¿por qué?

A pesar de estos problemas, los medios no están abandonando su empeño en posicionarse en este entorno y sobre todo en aprovechar el potencial que tienen estas herramientas. Las cifras de usuarios mensuales activos de las redes sociales son ya inferiores a los de las apps de mensajería, al tiempo que los consumidores están pasando cada vez más y más tiempo en ellas y las están haciendo cada vez una parte más importante de sus vidas. Las audiencias están cada vez más tiempo en ellas y cada vez les prestan más y más atención y, si ellos están ahí, los medios no tienen más remedio que estar también en ese entorno.

A todo eso se suma que los medios no están solos. Las marcas se han convertido en un elemento más en la lucha por hacerse con una posición destacada en este entorno y están viendo a estas apps no solo como una gran herramienta para distribuir contenidos (y mensajes publicitarios) sino también como un gran canal para dar servicios de atención al cliente, lo que las convierte en aún más atractivas.