Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
El spam vuelve
Hace unos años, parecía que se había logrado acabar con el problema moderándolo pero la situación no ha durado
El spam está volviendo con mucha fuerza
176 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Conviértete en experto del Marketing Online y accede a una profesión con múltiples salidas laborales
  • La mejor formación en Marketing Digital. Ahora con un 30% de descuento en tu matrícula
  • Descubre la manera más rentable y efectiva de activar tu estrategia de marketing de contenidos
  • PuroMarketing

    En 2004 Bill Gates era el consejero de Microsoft, además de su cofunfador. El directivo estaba entonces participando en el World Economic Forum y, tras subirse al escenario, hizo una de esas predicciones que dan para muchos titulares. Gates aseguró en dos años en el futuro el spam y el problema que este suponía se habría acabado. "El spam se habrá solucionado", adelantó. Ahora, que estamos en 2017 y unos cuantos años más tarde que el momento en el que Gates se subió al escenario, sabemos que sus predicciones fueron bastante papel mojado. Ni el spam desapareció dos años después ni tiene trazas de hacerlo 13 años más tarde.

    Pero lo cierto es que hubo un momento en el que la predicción no parecía tan descabellada. A principios de esta década, las cifras del spam estaban en mínimos históricos. Algunas estimaciones de las compañías de antivirus señalaban que se estaba en números que eran un 50% menores que en los años precedentes.

    Los esfuerzos en normativa por un lado (como las leyes que obligaban a que sea más fácil darse de baja de listas de correo o las que impedían ocultar la identidad del que envía los mensajes) y los de los propios servicios de mail (que empezaron a crear filtros cada vez más potentes para organizar los correos) empezaron a dar sus efectos. Además, se cerraron varios puntos de cibercrimen emisores de spam, lo que hizo que las cifras cayesen más y más.

    Todo parecía indicar que el spam se estaba pasando de moda. Por un lado, para los cibercriminales que hacían envíos masivos las cosas se estaban poniendo cada vez más difíciles. Por otro lado, para las empresas legítimas que habían cruzado la línea de los envíos molestos, las cosas tampoco eran más fáciles. Ellas estaban más limitadas por las normas y por los propios servicios de correo, al tiempo que sus potenciales consumidores se habían vuelto más expertos.

    El spam vuelve

    Pero, como ocurre con muchas modas, el spam está viviendo ahora mismo un revival, como señalan en un longform sobre la materia. En 2017 el spam ha vuelto de entre los muertos y ha empezado a acosar más a los consumidores y en más escenarios. Ya no es solo que recibas la pesada llamada del operador de telecomunicaciones de turno 5 veces en el día y un par de mails con ofertas demasiado increíbles a la jornada, ahora el spam también acecha en redes sociales y con los orígenes y fines más insospechados.

    Las apps se han convertido en nuevos emisores de spam, emisores de los que no se sospecha nada, y los fallos de seguridad que han hecho que se roben datos de grandes compañías techie (como fue el caso de Yahoo) han hecho que nuestras direcciones de correo electrónico estén más expuestas que nunca. En EEUU hasta la campaña política se ha convertido en una fuente de spam.

    El spam, o al menos eso es lo que señalan los expertos a los que han consultado en The Outline, se ha vuelto también más peligroso. Ha evolucionado de ser más bien spam publicitario 'de siempre' a ser spam cibercriminal, cada vez más efectivo y eficiente gracias al uso de las nuevas tecnologías, o a ser spam mucho más pesado que nunca. En este último punto están las llamadas de teléfono. Cada vez hay más maneras de hacerse con una lista de teléfonos y contar así con una base de datos, al tiempo que se puede hacer cada vez más llamadas masivas utilizando a robots.

    En el caso del spam criminal, su presencia ha empezado a inundar también las redes sociales, lo que ha hecho que las amenazas lleguen desde cada vez más y más áreas.

    Y todo esto es un serio problema. Lo es para los consumidores, que no solo están expuestos a más molestias sino que además cada vez tienen más difícil diferenciar lo legítimo de lo que no lo es, como para las marcas y empresas, las grandes perdedoras en la competición. Ya no se trata solo de que sus clientes no sepan ya ver cuáles son sus mensajes y cuáles no, sino que a medida que se cansen más y más de esta situación les harán pagar a ellos también por el contexto en el que se mueven.

    La imprenta online exclusiva para profesionales de las Artes Gráficas, la Comunicación y el Marketing
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar