Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
6 cosas que las marcas deben asumir que no pasarán en redes sociales
498 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Prácticas profesionales, asesoramiento individualizado, headhunters, inglés Premium opcional
  • Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • Plan de Becas. Titulación Universitaria. Prácticas profesionales garantizadas. Bolsa de empleo
  • PURO MARKETING

    Las redes sociales se han convertido en un elemento cada vez más importante y crucial en la estrategia de las marcas, que son cada vez más y más conscientes del poder que tienen a la hora de establecer una conexión con los consumidores y a la hora de establecer relaciones de valor con ellos. Los consumidores han empezado, además, a dar por sentado que las marcas tienen que estar presentes en las redes sociales y que tienen que ser activas, dinámicas y comprender bien cómo funciona todo ese nuevo ecosistema.

    Pero, a pesar del interés de unas y a pesar de la casi obligatoriedad que los otros imponen, las redes sociales siguen siendo un terreno bastante pantanoso en el que las marcas no solo tienen que aprender a moverse (y desde cero muchas veces) sino que además tienen que aprender a desechar ciertas ideas preconcebidas y ciertas cuestiones que han interiorizado y que no son realmente ciertas. Las marcas dan por hechas muchas cosas en las redes sociales que no suceden y, sobre todo, esperan cosas de quienes las gestionan que no son realmente realistas.

    Antes de lanzarse al mundo de las redes sociales (o incluso cuando ya se está dentro de ellas), hay que hacer un ejercicio de reflexión serio y objetivo y detectar no solo cuáles pueden ser las fortalezas y debilidades de la compañía en este entorno sino también cuáles pueden ser las cosas no muy realistas que las marcas esperan del universo de los social media. Las compañías y sus responsables tienen que deshacerse de ciertas creencias que, a pesar de ser muchas veces muy comunes, no son muy realistas y están, por tanto, lastrando su actividad en redes sociales.

    Tener un millón de seguidores de la noche a la mañana (o de aquí a un mes)

    Crecer en seguidores en redes sociales es muy complicado, especialmente ahora que las redes sociales son cada vez más y más populares y han llegado ya a ratios de madurez que hacen que aumentar la base de seguidores sea cada día más complicado. Convencer a alguien de que siga a tu marca en Facebook, por ejemplo, es cada vez más difícil, ya que los consumidores están ya hartos del 'sigue a mi página'. Esperar que los responsables de gestionar las redes sociales logren ese crecimiento exponencial de forma orgánica es muy poco realista.

    Pero las marcas no solo deberían olvidar esas aspiraciones de conseguir más y más seguidores y de hacerlo a la velocidad del rayo, sino que además deberían hacer una autocrítica referente a estas cuestiones. ¿Realmente necesitan todas las marcas millones de seguidores? Lo importante no es el número: es la calidad.

    Ser viral por arte de magia

    ¡Hazme un viral! Es la petición mágica que hacen algunos directivos a sus pobres responsables de redes sociales. Ser viral no es cuestión de magia y hechicería, tampoco es cuestión de desearlo mucho y así ocurrirá. Convertirse en viral requiere muchísimo trabajo, muchísimo esfuerzo, muchísimos conocimientos de redes sociales y muchísima inversión. No, no va a pasar así porque sí.

    Ser viral una y otra vez

    Y no solo es muy difícil viralizar un contenido, sino que además no se puede esperar que suceda todas las semanas. ¿A qué nadie piensa que va a ganar la Lotería todas las semanas del mes? Algo similar sucede con el éxito en la red. Lograrlo siempre es casi imposible. Y, por otra parte, ser viral con todo y en todo momento no es una tan buena idea. Estar siempre presente ante los consumidores puede hacer que estos acaben un poco hartos de la marca.

    Lograr que todos los influencers hablen de ti (gratis)

    Posiblemente una extensión del clásico pensamiento de que en internet las cosas pasan gratis. Las marcas tienen empezar a asumir que que hablen de sus productos, sea como sea, es publicidad y que la publicidad, sea donde sea, se paga. Los influencers son además cada vez más relevantes y su actividad menos amateur. A medida que se va profesionalizando su trabajo, más se profesionaliza lo que hacen en todos los ámbitos.

    ¡Las redes sociales se gestionan solas! (más o menos)

    Gestionar las redes sociales de una marca no solo lleva horas y horas de trabajo sino que requiere muchas veces un equipo que va más allá de una persona. Pensar que las cosas se harán en media hora y por cuatro duros no solo minusvalora el trabajo del responsable de hacerlo, sino que también pone en peligro a la propia marca, que se arriesga a que las cosas se hagan rápido y mal. Vísteme despacio que voy con prisa. Esa es la máxima a incorporar.

    En un mes conseguiré el triunfo y seré el rey de los social media

    Las redes sociales requieren planificación, trabajo y tiempo, mucho tiempo. Las cosas no ocurren por arte de magia y la confianza de los consumidores no se gana en cinco minutos. En las redes sociales, las marcas tienen que ser como amigos y las amistades no se suelen afianzar en cuatro segundos.

    Las técnicas del marketing online, con el máster más prestigioso. UPF Barcelona School of Management
  • Comentarios (1)
    • Publicado hace 2 meses
      Hay una frase que he recordado al leer este post que siempre me ha encantado, "La suerte nunca te pilla de brazos cruzados". Como muy bien se comenta en el post, una buena gestión de las redes sociales requiere algo más que suerte. ¡Saludos!
      0 Valora este comentario Responder
  • Anónimo
    Si te ha gustado este contenido, puedes sumarte al debate con tu opinión y comentarios