Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
314 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Tu escuela de negocios online especializada en el desarrollo ejecutivo de tu perfil profesional
  • Fórmate con IMF y consigue una doble titulación IMF + Universidad Camilo José Cela
  • Aprende a Posicionar Páginas Web aplicando SEO y no pagues por cada visita ¿A qué esperas? ¡Infórmate!
  • PuroMarketing

    Mucho se escribe sobre las redes sociales y mucho sobre lo que las empresas deberían hacer (o no) en ellas. Parece que no queda experto sin hablar sobre el tema y artículo sin escribir con consejos para sobrevivir a las redes sociales y posicionarse de forma positiva. Y, a pesar de ello, las marcas y las empresas lo siguen haciendo mal y siguen cometiendo errores de principiante.

    Algunos de estos errores resultan muy frustrantes y molestan mucho a los consumidores, que acaban haciendo unfollow y abandonando a su suerte a la marca de turno en las redes sociales. ¿Cuáles son estos errores y qué es lo que las marcas y empresas deberían olvidar de una vez por todas en su estrategia de social media marketing? Seis podrían ser considerados los errores básicos de marcas y empresas en redes sociales, como recogen en una infografía de CJG Digital Marketing, que habría que dejar de cometer de una vez por todas.

    Publicar demasiado y demasiados post comerciales

    Las redes sociales consisten en conversaciones y por tanto hay que crearlas, pero no por ello hay que ser unos pesados. Publicar demasiado tiene el efecto contrario al buscado y hace que al final se logre no conectar con el consumidor sino más bien molestarlo (y no es difícil imaginar que acabará dejando de seguir a la marca de turno). A eso hay que sumar que es necesario encontrar un equilibrio. No vale solo con publicar lo que interesa a la marca o a la empresa (eso al final es simple y llanamente hacer spam), sino que hay que dotar de contenidos con valor a la presencia en redes sociales.

    Según los datos que recogen en la infografía, el 58% de los seguidores en redes sociales de las marcas y empresas se siente molesto por el exceso de mensajes promocionales. Las marcas y las empresas tienen que encontrar el equilibrio entre conectar con el consumidor (el 85% reconoce que necesita ver varias veces lo mismo en redes sociales para decidirse a comprarlo) y molestarlo.

    Compartir cosas que no interesan

    O lo que es lo mismo: que necesites llenar tu perfil de cosas que no sean solo publicidad no quiere decir que tengas que hacerlo de cualquier cosa que se te ocurra. Compartir información irrelevante es igualmente molesto y nocivo. Hay que comprender por qué los consumidores te siguen en redes sociales y qué esperan encontrar en tu perfil. Un 41% de los consumidores deja de hecho de seguir a aquellas empresas que publican cosas poco importantes o relevantes en sus perfiles de redes sociales.

    Ser un pesado de Twitter

    La vida útil de un tuit es mucho más corta que la de otras actualizaciones en otras redes sociales, ya que como son contenidos efímeros y muy ligados al momento es poco probable que los seguidores no los vean más que en el momento adecuado. Pero, a pesar de ello, no hay que ser unos pesados. Cierto es que en Twitter hay que ser más activo que en otras redes sociales para compensar esta situación pero ser más activo no implica publicar cada 20 segundos.

    El 35% de los encuestados deja de seguir una cuenta porque esta publica demasiadas cosas. Por tanto, Twitter tiene que estar activo, pero no tanto como para ser unos cansinos. Hay que pensar en el tipo de contenido que se publica y si realmente conecta con los seguidores.

    Ser el tío que va de moderno

    El mejor ejemplo para explicar este punto es siempre el del típico tío que en reuniones familiares intenta demostrar que sabe lo que les interesa a los jóvenes y hablar en 'moderno', pero lo hace francamente mal. Muchas marcas y empresas son exactamente iguales, empleando en redes sociales un lenguaje contemporáneo y de argot pero haciéndolo no muy bien. Lo intentan demasiado y al final dan un poco (o un mucho) de vergüenza ajena. Además, ni siquiera conectan con los consumidores, que lo encuentran molesto y les parece algo digno de vergüenza.

    Hablar demasiado poco

    ¿Pero no era hablar mucho un problema? Lo era, pero también lo es no hablar lo suficiente. No decir nada o decirlo de Pascuas a Ramos también es materia de problemas y también molesta a los cosnumidores, que pueden acabar dejando de seguirte por ello. No decir mucho hace que además se pierda relevancia y se quede uno perdido en el abismo de la oscuridad online.

    No responder a los mensajes

    Esto molesta muchísimo a los consumidores y, aunque los porcentajes de unfollow derivados (un 15%) no son muy altos, la impresión que se causa es bastante negativa. Las redes sociales son conversaciones y por tanto no solo hay que hablar, sino también escuchar. Escuchar supone, muchas veces, responder a esos mensajes. A medida que los consumidores emplean más y más las redes sociales para buscar atención al cliente esto se convierte en todavía más importante.

    La mejor formación en Marketing Digital. Ahora con un 30% de descuento en tu matrícula
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar