PuroMarketing

Gartner adelanta más inteligencia para la IA y más ética o el nuevo paradigma del consumidor aumentado
Las tendencias en big data y gestión de datos que cambiarán el trabajo de los marketeros

La tecnología está en constante evolución y los responsables TI deben hacer una especie de actualización constante de qué les importa, en qué deben centrar sus intereses y cuáles deben ser los puntos base de su infraestructura. Aunque esto era algo que hasta hace no mucho le importaba más bien solo a ellos, las fronteras entre departamentos son cada vez más finas y las conexiones entre tecnología y marketing más porosas.

Por ello, muchas de las tendencias que marcan la agenda de los directivos TIC también lo hacen para los marketeros. Es lo que ocurre con el big data, los analytics y todas las tecnologías relacionadas con ellos.

Para los responsables de marketing, los datos son cada vez más importantes y más decisivos en lo que hacen. Como explican en un análisis de Gartner, tanto los datos como el análisis de los mismos han dejado de ser una función secundaria en las empresas para adentrarse en el 'core', el epicentro, de los negocios y de cómo se toman decisiones de mercado.

A medida que el peso de los datos va a mayores, más importante es alinear qué se hace en ese terreno y la cooperación entre departamentos para tomar las mejores decisiones de negocio.

Las previsiones de Gartner sobre qué cambiará en el terreno de los datos y la analítica de los mismos durante este año tocan muchos puntos tecnológicos. También, sin embargo, aportan tendencias y cambios que modificarán el trabajo de los marketeros y que impactarán en la estrategia de marketing y de ventas.

Una inteligencia artificial todavía más inteligente

El gran reto de las compañías no está tanto en usar los datos sino en cómo se usan. Por ello, Gartner adelanta que las empresas tendrán que buscar nuevas técnicas y prácticas en machine learning y en inteligencia artificial para que esta última sea más inteligente, pero también más resiliente, más responsable a nivel ético y menos 'consumidora' de datos (es decir, que no haya que darle cantidades brutales e invasivas de información).

Composable data

En tecnología se ha empezado a hablar de infraestructura composable o componible, en su traducción directa al castellano. Es un término muy tech, pero que también empieza a aplicarse a los datos y a cómo se analizan. El composable data permite crear un acceso más "user friendly" a los insights que generan los datos y, por tanto, tomar decisiones mucho mejores. Esto es, la información fluirá de un modo más sencillo.

La base tiene que estar en el data fabric

Otro de esos técnicos muy de infraestructura TI que se acaban colando en las preocupaciones de los marketeros, el data fabric es la gestión unificada de los datos, sin que importe qué servicios se emplean o cómo se tiene esa información.

Gracias a ella, se está haciendo análisis en todo momento de las fuentes de datos y se logra integrar mejor la información. Debe ser la base sobre la que se asiente la estrategia de datos, señalan en el análisis.

La nueva frontera es el Wide Data

Primero se hablaba de big data, esas grandes cantidades de datos que ayudan a conocer a los consumidores y los mercados. Luego, se pasó a poner en valor el small data, datos mucho más específicos. Ahora ha llegado el momento del Wide Data. Los responsables de las empresas necesitan cada vez una mayor variedad de datos para comprender a sus consumidores, especialmente ahora que la crisis del coronavirus ha generado tantos y tan abruptos cambias.

La estrategia también debe abordar cómo se toman decisiones

La inteligencia aplicada a la toma de decisiones no debe quedarse en cada una de las decisiones que se toman de un modo individualizado, sino que deben también ser integradas en la estrategia. Hay que hacer inteligencia de decisión: esto es, agrupar procesos para automatizar la toma de decisiones.

El consumidor aumentado como nuevo paradigma

Los datos y los procesos de análisis han cambiado cómo se toman las decisiones de negocio, pero también cómo se percibe al consumidor. Esto ha creado un nuevo paradigma, el del consumidor aumentado.

La automatización de la gestión de los datos y la generación constante de insights ajustados a cada uno de los consumidores y de sus necesidades permitirá a las compañías tener una visión más completa del consumidor y sus n