PuroMarketing

Las empresas más poderosas del mundo no son, por ello, eternas. Si se analizan las cotizaciones de bolsa y las listas de los más grandes millonarios de los últimos tiempos, remontándose década a década, se verá cambios y modificaciones, entrando nuevos competidores y asentándose nuevas compañías. Sin embargo, los cambios llevaban su tiempo y se iban asentando progresivamente. Echar de la lista de las empresas más valiosas del mundo a un nombre bien asentado no podía hacerse de la noche para la mañana. Implicaba un cierto trabajo de crecimiento y llevaba bastantes años.

Eso es lo que ha cambiado de forma brutal en los últimos años y lo que sirve para comprender cómo está cambiando el mercado y cómo han cambiado los consumidores.

Porque si bien las compañías tecnológicas han ido estando presentes en los listados de las principales empresas del mundo durante décadas, su poder y sobre todo quien lo detenta son cosas de hace muy poco tiempo. Las empresas más valiosas del mundo, como puede ser el caso de Google o Amazon, no hicieron su irrupción en el ranking hasta hace unos años, pero cuando lo hicieron empezaron a crecer de forma tan notable que arrasaron todo a su camino en valoración de mercado.

Es lo que muestra una animación que se ha hecho viral en redes sociales y que muestra cómo han cambiado las cosas en 18 años: en menos de dos décadas, las compañías líderes del mercado pasaron de ser los gigantes del consumo y dejaron paso a las empresas tech de nueva generación (que movieron también a las tecnológicas clásicas).

Marcas maduras vs marcas emergentes

Hasta 2013, Coca-Cola dominaba en el mercado como el gigante más valioso del mundo. Perdió el trono entonces a manos de Google y de Apple y parece poco probable que lo recupere. McDonald's, otra de las empresas más valiosas del mundo y clásicas de la lista, también empezó a retroceder por esas fechas.

Como explica un analista de la Queensland University of Technology, esas grandes empresas que han sido desplazadas han entrado en una nueva fase de su existencia y en una que poco tiene que ver con el momento burbujeante que viven las tech. Estas grandes compañías, que crecieron mucho entre los años 40 y 60, han entrado en una fase de madurez. Ya están muy presentes en los mercados y ya han llegado a un nivel en el que no son algo nuevo y novedoso. A las de comida rápida hay que sumar que los consumidores ahora buscan productos más saludables.

Frente a ellas, las tecnológicas viven su momento dorado. El ecosistema tecnológico y el mercado están más receptivos y más propicios que nunca a lo que ofrecen, por lo que están en esa fase en la que pueden asentarse y crecer y crecer. Aunque, eso sí, deben hacerlo con inteligencia y estrategia, porque no pueden dormirse en los laureles y pensar que ya han llegado - rápido - a esa fase sólida de las compañías de siempre. Tienen que evitar que les pase lo que a Nokia, que pensó que su gran éxito la blindaba ante los cambios de mercado.

Lo que cambia en el mercado

Pero ver el listado también demuestra otra cuestión: también deja claro cómo ha cambiado el mercado y cómo los consumidores están buscando nuevos productos y cómo elementos que se consideraban buenos o deseables en el pasado ya no lo son.

La sociedad cambia y los consumidores también, como muestra el auge y caída de las empresas tabaqueras. Años atrás estaban entre las más valiosas del mundo y ahora han desaparecido del listado. Sus marcas han perdido relevancia positiva y se están enfrentando a una visión mucho más crítica y un mercado menos complaciente.