PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

En las calles comerciales del centro de Santiago de Compostela, justo antes del en la comunidad autónoma festivo del 24 de junio, los escaparates están llenos ya de mensajes que avisan de los múltiples descuentos de una adelantada - y extraña, por las circunstancias - campañas de rebajas. Salvo el gigante Inditex y algunas pequeñas tiendas, la mayoría ya tienen mensajes que usan los descuentos como reclamo. Santiago de Compostela es, en este caso, una muestra cualquiera de lo que ocurre en cualquier ciudad española.

Aunque durante el confinamiento se hablaba de que quizás este año no habría rebajas, finalmente la campaña de rebajas ha llegado con el principio del verano y lo ha hecho, además, con una oleada de descuentos previos por parte de las grandes marcas.

Pasear por una calle comercial en una ciudad en la fase dos de la desescalada, por ejemplo, permitía encontrarse con múltiples carteles que avanzaban descuentos masivos en la venta de ropa. Fue la tónica general que siguió la industria para dar salida a los stocks que habían quedado sin vender mientras las tiendas estaban cerradas.

Ahora, que las tradicionales rebajas de verano se acercan, las compañías las están usando como palanca para vender, palanca que están pulsando mucho antes de lo que era tradicional. Este arranque temprano de las rebajas ha estado marcando ya los años precedentes, por mucho que no hubiese pandemia de coronavirus por el medio. Las rebajas están empezando cada vez antes y lo habitual estaba empezando a ser ya que en la última semana de junio ya estuviesen operativas.

Se suman hasta los fieles al viejo calendario

En este año, hasta quienes se han mantenido más fieles al calendario tradicional están empezando a claudicar. El Corte Inglés e Inditex van a mover este año a fechas más tempranas el inicio de las rebajas, que por otra parte ya han empezado en muchas otras grandes cadenas de moda. Inditex, de hecho, la ha empezado antes en su versión ecommerce que en sus tiendas físicas.

En esta edición, las tiendas necesitan dar salida a muchísimo más stock. "Las colecciones de verano estaban ya compradas cuando se desató la pandemia por lo que las tiendas están llenas de ropa y se prevén unas promociones muy agresivas", le explica a Expansión Eduardo Zamácola, presidente de la patronal Acotex.

En ecommerce, se espera también que esta temporada de rebajas mueva muchísima actividad y que se venda mucho. CTT Express, por ejemplo, prevé que esta temporada sea la mayor registrada en el canal online, partiendo de los datos generados en operaciones durante el confinamiento.

Presión sobre las pymes

La temporada de rebajas no solo abre ciertas preguntas sobre cómo será la experiencia de compras en el mundo post coronavirus y con muchas nuevas medidas de higiene impuestas, sino también qué impacto tendrá sobre las pymes.

Si en los años precedentes las rebajas de las grandes empresas y el que empezasen cada vez antes impactaba sobre ellas y hacía que las cosas fuesen más complicadas, cabría preguntarse cómo les afectará en esta situación. En un primer momento, de hecho, los autónomos reclamaron que este año no hubiese rebajas (algo sobre lo que las pymes se echaron atrás después), para recuperar las ventas perdidas.

ESERP Business & Law SchoolUDIMA, Universidad a Distancia de MadridIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo