PuroMarketing

A los millennials les entusiasman los productos de su infancia
La locura del Nestlé Jungly y lo que dice sobre el abrumador poder de la nostalgia millennial

Como acción de marketing no ha tenido precio: los medios y los usuarios de redes sociales se están dedicando a hablar una y otra vez de Nestlé porque la compañía acaba de lanzar un producto que llevaba fuera del mercado bastantes años. Nestlé Jungly dejó de venderse hace cinco años (en Twitter, Nestlé España ha explicado ya en alguna ocasión que el producto no tenía el éxito que se esperaba).

Aun así, para muchos consumidores, la tableta de chocolate y sus características estaban vinculadas a la nostalgia, porque el chocolate era un clásico de la merienda millennial. Por ello, cinco años de decidir que salía del mercado, Nestlé ha vuelto a fabricar su Jungly en su fábrica de Cantabria y ha conseguir convertirse en uno de los temas del momento.

"Hemos visto cómo han creado hasta un perfil propio de la tableta para pedir que vuelva, cómo han organizado recogidas de firmas e incluso que seguían guardando las fichas de animales que venían en las tabletas o regalos de merchandising a modo de colección", explica en la nota de prensa que avisa del retorno del producto Joan Moreno, responsable de Marketing de Tabletas Nestlé, que habla de una "petición tan clara por parte de nuestros consumidores", incluyendo hasta iniciativas impulsadas a través de change.org

La tableta era viral fuera del mercado y ahora que la han retomado se ha convertido en todavía más popular. La primera tableta fue subastada online con fines solidarios y su entrada en el mercado 'normal' se ha convertido en un momento-evento para los compradores. Los supermercados están viendo cómo se agotan las tabletas de Jungly de las estanterías, como publica La Vanguardia. Los millennials las están comprando por lotes.

Y ese es el punto interesante de todo esto. Aunque el Nestlé Jungly es un producto que podría parecer pensado para niños, no es con ellos en mente - por mucho que haya respetado el packaging y los elementos de venta destinados a ese público - con el que llega al mercado. Sus compradores no son escolares, sino millennials que lo compran porque era el chocolate que comían cuando eran pequeños.

Ellos son los que arrasan con las tabletas en los supermercados y ellos son también los que protestan porque Nestlé ha relanzado el producto sin las tradicionales fichas con información de animales que incluían en el pasado.

Para dar más impulso a este fenómeno y su regreso al mercado, recientemente Nestlé ponía en marcha una subasta benéfica tras la petición masiva de popular streamer de Twitch "Ibai Llanos" y su masa de seguidoresm quién además, se proclamó ganador de dicha subasta pagando 6.750 euros por una tableta de chocolate, y cuya cuantía sería destinada a proyectos de preservación del medio ambiente en Cantabria, con el asesoramiento de la Fundación Global Nature.

El poder de la nostalgia millennial

La nostalgia es un poderoso motor de ventas, uno que hace que estemos más dispuestos a gastar más dinero en algunos productos y también uno que hace que establezcamos vínculos emocionales con las cosas. Para los millennials, la nostalgia es un activo muy poderoso. La generación es especialmente nostálgica, como ha demostrado con tantas cosas que han puesto de moda. Los bares de cereales primero, los productos de aires ochenteros y noventeros o los remakes de series de moda del pasado se explican por su especial relación con la memoria.

En general, los recuerdos venden, pero para los millennials se ha convertido en un elemento generacional determinado por el momento en el que entraron en la edad adulta.

Cuando lo hicieron, estalló la crisis de la Gran Recesión (la crisis del coronavirus es la segunda gran crisis económica que marca un momento-hito de su edad adulta) y con ello se encontraron con que todo lo que esperaban del arranque de su vida adulta desaparecía. Tuvieron que independizarse más tarde, arrastraron más precariedad y vieron que todo lo prometido por la generación de sus padres se quedaba en papel mojado.

En ese entorno negativo, complicado e inesperado, la nostalgia se convirtió en una especie de bálsamo, que los llevaba de vuelta subconscientemente a tiempos mejores y más seguros. Por eso, los productos que vinculan a su infancia tienen tanto éxito.