PuroMarketing

Google acaba de presentar sus últimos resultados financieros. La compañía ha presentado cifras que, a primera vista, son positivas, aunque si se mira al detalle se puede ver que la firma se enfrenta a unos cuantos problemas. El lado positivo es que los ingresos de Google siguen en progresión positiva. La empresa ingresó durante el cuarto trimestre de 2014 18.100 millones de dólares, lo que supone un 15% más que en el mismo período del año precedente. La publicidad es la principal fuente de ingresos de la firma: los anuncios reportaron a la compañía 16.100 millones de dólares, un 15% más que en el mismo período del año anterior.

Pero, frente a estas dos cifras, se posicionan dos realidades de bastante impacto. La primera es que aunque los resultados son positivos, la compañía no ha cumplido con las previsiones de los analistas, que esperaban resultados mejores. La segunda, y aún más problemática, es que Google sigue enfrentándose a un problema en lo que se refiere a los anuncios que vende.

El coste por clic de los anuncios de Google no ha dejado de bajar. La compañía no se enfrenta por primera vez a este problema. En el trimestre anterior, las cifras ya dejaban ver que aunque los resultados generales eran positivos, Google pecaba en pérdida de coste por clic y además tenía que afrontar que el número total de clics conseguidos en sus anuncios subiese muy poco. En los resultados de este trimestre, la compañía repite más o menos situación. El coste por clic sigue sin aumentar (aunque, como señalan en AdAge, la firma lleva más de dos trimestres arrastrando este problema).

La cuestión fundamental es que Google gana menos con cada anuncio, lo que se enroca con otro problema básico. Google todavía depende demasiado de que los internautas hagan clic en los anuncios, mucho más que del hecho que las empresas paguen más por los anuncios que muestran (que es justo la situación contraria a la de Facebook: Facebook ha conseguido que sus anunciantes paguen mucho más por mostrar sus anuncios de lo que pagaban antes y ha de hecho reducido los anuncios que sirve a los consumidores). En el caso de Google, los clics en los anuncios han subido un 14% y, sin embargo, la compañía ha visto como el precio de cada uno de sus clics bajaba un 3%.

La situación en el móvil

Otro de los puntos calientes para el futuro de la compañía es el de los dispositivos móviles. El móvil es el gran terreno de juego del futuro y las marcas deben esforzarse por posicionarse de la mejor manera posible en ese segmento, ya que es donde están creciendo más los usuarios y donde se espera que se concentre la inversión publicitaria inmediata.

¿Cómo está resultando Google en el móvil? Por el momento es difícil saberlo de forma realmente oficial, ya que la compañía no ofrece resultados desglosados para los dispositivos móviles. Sobre el móvil, uno de sus directivos dijo durante la presentación de resultados que la fuerza en las búsquedas móviles ha impulsado su cuenta de ingresos. Frente a ello, por otra parte, las búsquedas desde escritorio se han ralentizado, lo que ha afectado a la venta de anuncios (una parte muy importante de los anuncios de Google llegan a los consumidores asociados a las búsquedas que realiza).

Los precios de los anuncios móviles son, además, más bajos que los de los anuncios que se sirven en escritorio, lo que hace que los ingresos que puedan llegar asociados a esas búsquedas vayan a ser más bajos.

¿Es esta situación una llamada de atención de que el ocaso de Google está al caer? La compañía ha conseguido posiciones de gran peso en la industria de internet y es uno de los jugadores pesados de la misma. Pensar que Google podría estar llamada a morir quizás sea una lectura muy catastrofista, aunque sí es cierto que la firma tendrá que realizar algunos ajustes. "La tesis de que el panorama está cambiando y de que Google lo está perdiendo? No creo que vaya a ser cierto, pero tampoco la han acallado", comenta a Reuters el analista de BGC Partners, Colin Gillis.

Periodista online y apasionada por la literatura, las nuevas tecnologías y por los zapatos. Editora...