PuroMarketing

Que un contenido, actualización o publicación se convierta en viral es el sueño de todas las marcas y empresas cuando se lanzan a por las redes sociales. Quieren que lo que publican en sus perfiles sea compartido de forma masiva y que llegue así de forma orgánica a audiencias gigantescas. Pero ¿qué es lo que hace que unas cosas funcionen y otras no?

Parte de esta pregunta se puede responder analizando qué es lo que tienen en común los contenidos que logran conseguir ser compartidos en redes sociales, que es lo que ha hecho un reciente análisis. El estudio, realizado por Growista empleando la plataforma Buzzsumo, se ha centrado en los contenidos que han tenido éxito viral tanto en 2016 y en 2017.

En total, han analizado 50.000 piezas de contenido que recibieron más de 500 compartidos sociales en cada uno de los años en diferentes terrenos y verticales para establecer qué tienen todos ellos en común y cuáles han sido los elementos que han dominado en cada uno de los años. ¿Compartimos sobre todo un tipo de contenidos y ha este variado de un año para otro?

O mucho éxito o éxito moderado

De entrada, el estudio demostró que se ha en cierto modo fragmentado el comportamiento a la hora de compartir contenidos y el panorama de dónde los compartimos. El número de páginas que lograron entre 500 a 2.500 social shares subió de un año para otro, mientras que el lograr de 2.500 a 10.000 cayó en la comparativa interanual. De forma paralela, también creció la franja del superar 10.000 shares. Por tanto, o bien se es muy viral y se llega a muchísima gente o bien se queda en lo más modesto. El número intermedio es el que pierde fuelle.

El texto sigue siendo el rey (curiosamente)

A eso se suma otro dato curioso. ¿Qué lo que más compartimos? Teniendo en cuenta lo que suele decir sobre las redes sociales y sobre lo que los algoritmos premian, resulta sorprendente descubrir que lo que protagoniza la lista de lo más compartidos es el texto. Tanto en un año como en otro lo que más se ha compartido ha sido artículos basados en texto. Aun así, no se debe perder de vista otro dato. El volumen de compartidas asociadas a los vídeos aumentó de forma significativa durante 2017.

Los tipos de contenidos que más éxito tienen

Pero a pesar de ello dentro de los tipos de contenidos también hay ciertas variantes y ciertas tendencias. Los posts (texto) han sido los más compartidos en 2016 y en 2017, con además un crecimiento interanual de un año para otro.

Les siguen los contenidos tipo listicle, aunque su estrella es posible que esté empezando a perder fulgor. La media de compartidos que tienen rondaba en 2016 los 7.000 y en 2017 ya estaba por debajo de los 6.000. Algo similar ocurre con los artículos de 'how-to', los de cómo hacer cosas. También perdieron unos 1.000 impactos en la media de un año para otro. El otro contenido que ha perdido fuelle son las infografías. Frente a ellos están los vídeos, que son junto con el texto lo único que ha ganado en la comparativa anual, creciendo tanto que ha superado a listas y how-to en 2017 entre lo más compartido.

Ya leemos más de dos párrafos

Una de las normas que se repetían a quienes trabajan en internet hace unos años era la de que no era necesario escribir grandes y largos textos porque los internautas no lo iban a leer. Era el o dos párrafos o perderás su atención sin remedio. Los tiempos han cambiado, como ha demostrado el boom de los longforms, y eso también se nota en lo que se comparte en redes sociales. En ambos años los contenidos más compartidos son los que superan las 3.000 palabras y lo son, además, cada vez más. De un año para otro, han aumentado su poderío.