PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Una de las últimas estrellas del panorama de los kidinfluencers aún no ha nacido. No es una reflexión filosófica sobre el estado de las cosas, sino un dato concreto vinculado a una realidad. Halston Blake Fisher es ya una estrella emergente del marketing con influencers gracias a sus más de 130.000 seguidores en Instagram, pero no nacerá hasta el próximo mes de marzo y de hecho solo ha publicado una actualización en su perfil.

El influencer aún no nacido es hermano de dos gemelas con dos millones de seguidores y estatus incuestionable de kidfluencers en la red social. Las marcas ya están pagando por aparecer en este ecosistema de hermanos influencers entre 10.000 y 20.000 dólares.

¿Es este el último movimiento delirante del marketing con influencers? ¿O es incluso, como se preguntan en Mashable, una irresponsabilidad en términos de privacidad de los niños protagonistas?

Sea lo que sea, lo que es incuestionable es que la lista de influencers es cada vez más larga y más llena de elementos casi inesperados e inimaginables. Unas de las últimas grandes estrellas de la red son de hecho los animales que hasta no hace mucho simplemente hubiésemos desdeñado como alimañas. Son el último giro de tuerca a otro fenómeno emergente y también inesperado, el de los pet influencers, que se han convertido en unos de los grandes reyes de las redes sociales.

Pero, en cierto modo, cualquiera con un perfil en Instagram y un móvil que haga más o menos fotos dignas puede convertirse en la próxima estrella de la red social. Solo necesitas tener una audiencia o, al menos, saber vender que llegas a un nicho concreto. De hecho, y como se preguntan ya en un análisis en eMarketer partiendo de los últimos datos estadísticos, ¿se ha llegado ya al momento en el que todo el mundo es ya un influencer de Instagram?

Todos podemos ser influencers

Las cuentas las ha hecho un reciente estudio de InfluencerDB. Según sus estimaciones, ahora mismo hay como unos 500.000 influencer activos en Instagram. No parecen datos tan impresionantes, cierto es, hasta que esos números no se convierten en porcentajes. Porque esa lista de influencers supone el 39% de todas las cuentas de Instagram activas que superan los 15.000 seguidores.

Y otro número interesante del estudio: de ese medio millón de influencers ya existente, muchos tienen masas de seguidores que se quedan en las audiencias menos impresionantes. El 81% de los influencers se mueve en la horquilla de seguidores que va de los 15.000 a los 100.000 followers.

Puntos positivos y (muchos) puntos negativos

Los datos suponen, como explican en el análisis de eMarketer, que los responsables de marketing pueden encontrar a influencers ultraespecíficos. Es decir, poco importa cómo sea tu audiencia y que es lo que busque de un modo ultra específico. Habrá alguien que encaje de un modo exacto y específico con lo que se quiere transmitir y con el a quien.

Pero aunque esto es muy positivo y aunque hayan aparecido nichos tan concretos, este boom de los influencers no está exento de problemas. Por un lado, el mercado está corriendo el riesgo de ser sobresaturado. Es decir, hay tantos influencers ya que la barrera entre la recepción más o menos positiva por parte de los consumidores y el hartazgo ante un nuevo perfil más y un nuevo contenido patrocinado es muy fina.

Al mismo tiempo, el hecho de que todo el mundo parezca de pronto que es influencer ha hecho mucho más complicado el trabajo de las marcas. Cada vez es más difícil separar la verdad de la mentira y lo que es un influencer real de lo que no lo es. Las marcas y sus responsables tienen que ser mucho más cuidadosos que nunca a la hora de enfrentarse a los influencers y a la hora de analizar qué y quiénes son.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo