PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

El coronavirus y la reclusión de la población en sus hogares está teniendo un efecto directo - y bastante esperable - en la televisión. Aunque los ciudadanos se están refugiando en el streaming y en el vídeo bajo demanda, algo que ya ha hecho que las operadoras de telecomunicaciones pidan responsabilidad a sus clientes y que concentren el tráfico de streaming en aquellos momentos en los que no se está usando la red para el teletrabajo, la televisión se ha convertido en el destino de las horas muertas.

Los ciudadanos quieren además saber qué está ocurriendo y recibir información actualizada, lo que los empuja por supuesto a las ediciones digitales de los medios (que se han saltado sus paywalls para la crisis en muchos casos) y las redes sociales, pero también, y mucho, en la televisión. Las grandes cadenas están haciendo una cobertura especial informativa, lo que ha hecho incluso que el coronavirus haya entrado en programas no informativos como Sálvame.

Los análisis que Barlovento está realizando sobre los datos de audiencia de la televisión en España ya demuestran que se están logrando máximos históricos, cifras de visionados que superan a hitos televisivos del pasado.

Sábado histórico

La comparecencia de Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno, el 14 de marzo para dar cuenta de la situación tuvo una audiencia media de 18 millones de personas, lo que supone una cuota de pantalla del 80,9%. La audiencia es la que aporta la suma de todas las cadenas que estaban pinchando el mensaje en ese momento (básicamente, todas las generalistas). Por cadenas, LaSexta se llevó el 19,3% de los espectadores y La1 el 17,3%. Por audiencias, las mujeres y los mayores de 64 años se fueron a ver el discurso en La Sexta, mientras la Generación Z lo hizo en La1. La1 lideró el visionado entre los jóvenes de 13 a 24 años.

La audiencia acumulada del mensaje fue de 21,7 millones de personas (un datos que no incluye invitados) y que supone, según las estimaciones de Barlovento, que el 48% de la población de España estaba en ese momento sentada frente al televisor viendo el discurso.

El pico de audiencia logrado por el discurso de Pedro Sánchez se comprende, dada la gravedad del momento. No fue sin embargo el único momento con audiencias récord. El sábado 14 de marzo marcó un récord en consumo de televisión en España: es el sábado en el que más televisión de media vieron los españoles, con una media de 316 minutos al día de consumo televisivo. Esa cifra solo tiene en cuenta la televisión lineal, la tradicional.

El lunes, el día más reciente sobre el que Barlovento ofrece datos, también se han cerrado registros históricos. Según los datos de la consultora, durante la jornada, "34.415.000 españoles vieron al menos un minuto de televisión, lo que representa el 75,9% de la población de cuatro años en adelante". Supone menos consumo que en el domingo, cuando hubo 6,6 millones de espectadores más, pero sigue superando los datos medios de marzo de forma general (cuando, no hay que olvidar, se estaba empezando ya a ver una tendencia al crecimiento de quienes no veían nunca la tele). Aunque se perdieron 22 minutos de consumo de televisión, el lunes 16 de marzo se registró un consumo de 322 minutos por persona en España de televisión (con 9 destinados al diferido). En marzo, la media de consumo de televisión había sido de 252 minutos.

En estos datos de consumo, los grandes ganadores son los programas de noticias. El lunes, lo más visto fue Antena 3 Noticias 2, que también registró el minuto de oro. Las televisiones, en general, han activo un cambio en sus parrillas y están destinando recursos y esfuerzos a dar información en tiempo real a los ciudadanos sobre lo que ocurre con el coronavirus.

Publicidad en tiempos de coronavirus

La publicidad ya es otra cosa. Aunque la televisión está viviendo picos de audiencias históricos, lo hace con contenidos informativos y por una razón negativa, no un evento positivo y optimista con el que los anunciantes querrán conectar de forma rápida.

Los picos de audiencia suelen conllevar pujas millonarias por aparecer en los minutos de oro, pero lo cierto es que en este caso es complicado que esto ocurra. De hecho, es poco probable que los anunciantes se lancen a aprovecharse de este momento. No solo ha caído el consumo en un país cerrado a cal y canto, tampoco querrán aparecer como unos 'aprovechados' que sacan ventaja de una situación muy negativa.

Encendimos la televisión a las 11.25 para ver qué estaba ocurriendo en las cadenas de televisión en abierto. Las grandes cadenas, salvo Cuatro, estaban con programación informativa vinculada al coronavirus. En ese momento, solo dos cadenas se habían ido a publicidad, Energy y Cuatro (en esa cadena, uno de los anuncios fue la campaña institucional sobre el coronavirus). A las 11.29 eran las únicas que seguían en pausa publicitaria, sumándose Neox.

Preguntados ciudadanos que están destinando estos días de parón a ver la televisión lineal, sí señalaban que, sí se paraban a pensar en lo que habían estado viendo, sí concluían que había menos anuncios de lo habitual.

"Ahora que lo preguntas, pocos se ven", reconoce una espectadora que ha estado saltando de Antena 3 a Telecinco y La1 estos días. Otra espectadora nos explica que, aunque no sabe realmente si está viendo menos anuncios o los mismos, sí le llamó la atención algo que ocurrió ayer mientras veía La Sexta. Eliminaron El Intermedio de la programación y repitieron directamente las noticias de las 8.

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo