PuroMarketing

¿Cambiará esto cómo se hace SEO? Teniendo en cuenta todo lo que supone cada pequeño cambio en el buscador, se puede decir que no cabe duda

Si se echa la vista atrás a cómo era el buscador de Google en el pasado y se compara con cómo es ahora, se podrá ver una abrumadora evolución. Ha sido un cambio brutal, que ha hecho que encontrar lo que se busca sea mucho más fácil y sencillo, pero que también ha obligado a los marketeros a estar cambiado todo el tiempo qué hacen y ajustando sus estrategias de marketing digital en términos de SEO y posicionamiento web.

Ha sido una constante carrera de obstáculos y una que todo apunta a que se convertirá en todavía más compleja en el futuro inmediato. El buscador de Google está a punto de volverse mucho más complejo y a tener, por así decirlo, emociones.

Esto no quiere decir que el buscador vaya a tener personalidad o malos y buenos días, pero sí que se convertirá en mucho más empático y que estas capacidades afectarán a cómo sirve los resultados de búsqueda y cómo conecta con los consumidores.

¿Qué es exactamente lo que se sabe de cómo cambiará el buscador y de dónde vendrán esos matices? Todo está conectado a lo que Google acaba de anunciar en la I/O, su conferencia para desarrolladores.

En la conferencia, Google ha explicado cómo está trabajando con la inteligencia artificial y cómo está mejorándola. El objetivo final es, como explican en Recode, crear herramientas más sensitivas, que sean capaces de comprender cómo se comunican y cómo piensan los humanos en realidad. Esto es, las herramientas serán capaces de empatizar - si se puede usar esta palabra - con el comportamiento humano. No es que te sugieran qué te puede interesar, es que podrán seguir tu conversación y captar los matices.

Google, señalan en el medio estadounidense, está haciendo su IA más inteligente y con ello más humana, ya que será más capaz de comprender cómo se comportan los humanos de forma real y natural cuando interactúan con la tecnología.

Por ejemplo, en términos de búsqueda, la IA no necesitaría que se hiciesen series de preguntas, sino una compleja y sofisticada. Otra muestra clara de cómo se cambiaría los resultados que señalan en el medio está vinculada a las búsquedas de direcciones: Google Maps se adelantaría a las necesidades de la persona para, si eso es lo que necesita por una razón o por otra, no ofrecerle la ruta más eficiente o más rápida, sino la que es más segura.

Obviamente, los avances de la IA de Google se podrán aplicar a todas las áreas, no solo a las búsquedas.

Qué ha desarrollado Google

Los dos grandes avances que ha presentado Google son LaMDA y MUM. Las dos están todavía en desarrollo, pero qué hacen y cómo deja ya imaginar cómo será el futuro. LaMDA es un modelo de lenguaje para aplicaciones de diálogo que permite a la IA ser capaz de conversar de forma más natural.

MUM, las siglas de Multitask Unified Model, es lo que impactará de forma más directa en la estrategia de SEO. Con este desarrollo, la inteligencia artificial logra comprender mucho mejor las preguntas de los humanos y ajusta de forma más eficiente las respuestas. Como señalan en Recode, logrará comprender comparaciones implícitas que traen consigo las búsquedas y así dar respuestas más apropiadas. Las capacidades de comprensión serán igualmente mucho más amplias: no solo se limitarán al texto, sino que también procesarán imágenes y las vincularán con las búsquedas.

Además, y esto podría ser otro problema para las empresas en su estrategia de posicionamiento web, buscará reducir las búsquedas a realizar para lograr los resultados necesarios. El objetivo está en preguntar algo y que MUM ofrezca ya una respuesta cohesionada y eficiente, sin hacer al usuario pasar por listados de links y nuevas búsquedas.

¿Implicará esto más información directa en resultados y menos oportunidades de que los internautas hagan clic a las páginas de las empresas? Esa podría ser una de las grandes preguntas.