Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
235 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Prepárate con el Máster más avanzado del mercado en que incluye: #Traffic #CRO #Analítica #UX
  • Semipresencial en Madrid · UCJC · Prácticas Remuneradas ¡Admisiones abiertas! · Inicio Febrero 2018
  • Prepárate con el Máster más especializado del mercado. #IOT #SEM&SEO #CLOUDING ¡Ahora con Descuento!
  • PuroMarketing

    Las pequeñas y medianas empresas tienen que competir en un mercado en el que no solo hay muchas grandes compañías sino también en el que estas son cada vez más poderosas y tienen cada vez más tirón. Aunque algunas de las tendencias de consumo de los últimos años han beneficiado a las pymes, como es el caso de la vuelta a la compra de proximidad o la búsqueda cada vez mayor de productos auténticos y con historia, eso no ha acabado por completo con el problema y no las ha salvado para siempre.

    De hecho, en el siglo XXI las pymes tienen que seguir trabajando duro para encontrar su lugar y, sobre todo, para encontrar el vínculo que las unirá a los consumidores. Y ahí nada funcionará mejor - y de forma más importante - que una buena estrategia de marketing. El problema está en que no todas las pymes hacen buen marketing o hacen marketing en absoluto. Entre las pequeñas empresas hay unas cuantas creencias erróneas sobre marketing que hacen que estén debilitando su propio papel y su propia supervivencia.

    Necesitas mucho dinero

    Esa es posiblemente la creencia más recurrente en lo que respecta al marketing y la publicidad que tienen las empresas, especialmente cuanto más pequeña es. El marketing se asocia a grandes estrategias, a grandes movimientos y a grandes inversiones, cuando en realidad el marketing y lo que se puede hacer se puede ajustar sin problemas a lo que la compañía pueda invertir. No hay que dejar que sea el marketing el que dicte el presupuesto a las empresas, sino más bien hay que hacer que la realidad de la compañía y lo que esta puede hacer dicte el presupuesto al que se ajustará el marketing. De hecho, no es difícil encontrar ideas efectivas para pequeños presupuestos.

    Es algo de lo que solo tienen que preocuparse las grandes empresas

    Muy en línea con el primer punto. Igual que se piensa que el marketing es algo marcado por el dinero disponible para gastar en ello, hay también quien piensa que está limitado al tamaño. Si solo las grandes marcas se anuncian en la tele, solo las grandes marcas tienen que preocuparse de ello, parece el pensamiento de base. Sin embargo, el marketing es algo que tiene que hacer todo el mundo y a las pymes las circunstancias también les obligan a ello. Sobrevivir en el mundo en el que se mueven las compañías ahora mismo sea cual sea su tamaño es imposible sin una sólida estrategia detrás.

    Ya publico fotos en Instagram

    O ya pongo un anuncio de vez en cuando en el periódico local. O ya reparto calendarios cuando llega el cambio de año… La lista de cosas que se hacen y se piensa que es suficiente es muy larga. El marketing no es una cuestión de opciones sino más bien una de colaboración. Hacer una cosa no quiere decir que se haya ya cuidado de todos los puntos en los que se puede trabajar. No hay más que pensar en la cocina una vez que se acaba de hacer la comida: limpiar los platos no es lo único que hay que hacer para que vuelva a estar limpia. Lo mismo sucede en el marketing: hacer una cosa no es suficiente para haber cumplido con todo de un modo completo.

    Yo solo tengo una pequeña tienda y lo de internet no me interesa

    Otro problema en lo que a las pymes toca cuando se habla de marketing y de estrategia es el de compartimentar y pensar que lo más nuevo no es relevante. Es el 'a mí internet no me importa', un problema más habitual de lo que debería ser a estas alturas. No solo no hay muchos pequeños negocios que no están presentes en la red, sino que además sus dueños siguen creyendo que eso no va con ellos. Es un error de peso en un mundo en el que no solo internet es cada vez más poderoso, sino que además tiene consumidores cada día más omnicanal.

    Mi producto se vende solo

    Por muy bueno que sea el producto, por muy superior que sea su calidad, el consumidor no llegará hasta él si no sabe que existe, cómo es y qué debe hacer para encontrarlo. Y eso no ocurre de forma milagrosa, sino más bien gracias al marketing.

    No necesito una estrategia

    Y al final todos estos problemas se pueden resumir prácticamente en una única cuestión: las pymes creen que no necesitan establecer una estrategia de marketing y un trabajo en este terreno.

    Descubre la manera más rentable y efectiva de activar tu estrategia de marketing de contenidos
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar