Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
La felicidad del trabajador, un valor económico
Uno de los más poderosos brand advocates que puede tener una compañía es cualquiera de sus trabajadores.
Por qué los empleados felices son un activo para las empresas
813 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Prepárate con el Máster más avanzado del mercado en que incluye: #Traffic #CRO #Analítica #UX
  • Descubre la manera más rentable y efectiva de activar tu estrategia de marketing de contenidos
  • Tu escuela de negocios online especializada en el desarrollo ejecutivo de tu perfil profesional
  • PuroMarketing

    No cabe duda de que en las últimas décadas las empresas han empezado a preocuparse más por sus empleados. Los programas de servicios para los trabajadores y de beneficios por trabajar en una compañía son una cosa un tanto moderna, al menos en lo que a cuestiones de alcance se refiere y de número de empresas que lo emplean.

    Todo este creciente interés por el que los trabajadores se sientan cómodos y contentos trabajando en la compañía está muy ligado con los cambios generacionales (los trabajadores más jóvenes esperan otras cosas de las empresas), con los cambios sociales (las compañías se han adentrado en la responsabilidad social corporativa en las últimas décadas) y con los cambios de expectativas de los propios consumidores.

    Porque en el presente los consumidores son mucho más conscientes de las cosas y mucho más activos cuando estas no les gustan. Y una de las cosas que no les gustan es que los trabajadores de las empresas no tengan buenas condiciones laborales y no estén trabajando cómodos en ellas. Bien se ve en cómo diferentes compañías se han convertido en noticia en los últimos tiempos sobre diferentes cuestiones laborales y sobre cómo los consumidores han dejado de consumir marcas y empresas y se han lanzado al boicot por cuestiones ligadas a ello. La imagen de la marca se resiente - y mucho - cuando esto ocurre.

    A eso se suma que la era de las redes sociales ha convertido a los trabajadores en una especie de avanzadilla de la estrategia de la marca y de su imagen pública. Los consumidores no solo siguen el tipo de noticias relacionadas con la compañía antes mencionadas, sino que también confían en los propios empleados como fuentes de información valiosa sobre los productos y servicios que marcas y empresas ofrecen.

    Uno de los más poderosos brand advocates que puede tener una compañía es cualquiera de sus trabajadores. Convertirlos en embajadores de marca tiene mucho sentido porque estos comparten contenidos, recomiendan cosas y hacen que los potenciales consumidores reciban información desde muchas más vías. Pero por supuesto este camino no debe ser forzado y no debe resultar una penitencia para el trabajador: la cuestión no funciona obligando a tus empleados a hablar de ti sino más bien haciendo que estos quieran hablar de ti. Hay que crear un clima que haga que los trabajadores se sientan embajadores de forma orgánica y que se sientan cómodos e inclinados a hablar de la compañía y no forzados a ello.

    Y eso se consigue teniendo trabajadores integrados y felices.

    La felicidad del trabajador, un valor económico

    A las compañías que tienen empleados contentos las cosas les van mejor. Llegan mejor a los consumidores, tienen una imagen de marca más sólida y más positiva y logran mejores resultados económicos.

    Este último punto lo acaba de demostrar un estudio de la Universidad de East Anglia, que ha analizado cómo la satisfacción de los trabajadores tiene un impacto en los resultados corporativos. Para no tener datos sesgados (las listas de mejores lugares para trabajar suelen ser voluntarias y por tanto poco representativas de la realidad laboral, ya que las empresas 'malas' no participan), decidieron partir de las opiniones que los propios trabajadores dejan en sitios anónimos, como Glassdoor.

    Los datos demuestran que aquellas compañías que tienen porcentajes más elevados de satisfacción entre sus empleados muestran mejores cifras que quienes los tienen bajos.

    Aunque el estudio no ha encontrado un impacto en la cotización de las empresas en bolsa (no hay relación entre empleados satisfechos y mejores datos en cotización), sí lo ha hecho entre felicidad de la plantilla y activos para la imagen de marca y para sus resultados en ventas. La felicidad de sus trabajadores aporta valor porque mejora la actuación de la compañía en innovación o en relaciones con los consumidores, elementos clave para tener buenas cifras en los tiempos que corren.

    Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar