Big Data
Si pierdes mis datos, no te compraré más. Cómo las brechas de seguridad en datos hunden la reputación y espantan a los consumidores
Un estudio apunta que un 68% de los consumidores no compraría a una marca que ha tenido una brecha de seguridad
Publicado por Redacción

Los consumidores son cada vez menos indulgentes con las marcas y las empresas y mucho más críticos con cómo gestionan sus datos. Partiendo de los últimos datos de un estudio de Adobe, se puede concluir que una brecha de seguridad en información no solo tiene un efecto negativo en la imagen pública de la compañía, sino que también logra una espantada de compradores. Si pierdes los datos de tus compradores, no volverán a confiar en ti.

Así, los datos del estudio indican que un 68% de los consumidores no compraría a una marca que ha tenido una brecha de seguridad. Es decir, perder datos hace que los consumidores huyan.

El dato puede parecer dramático, pero no es exactamente sorprendente. Como demostró la crisis de datos de Iberdrola de hace unas semanas, el cibercrimen y la pérdida de información personal de los clientes es ya una amenaza seria a la reputación corporativa.

Ninguna compañía está exactamente a salvo y, especialmente para las grandes firmas, los consumidores tienen escasa piedad cuando ocurren estos problemas. Se da por sentado que los datos estarán protegidos, por lo que una brecha de seguridad es una ruptura de la relación de confianza entre marcas y usuarios.

Fallo de datos, espantada de consumidores

De hecho, y volviendo a los datos del estudio de Adobe, esta percepción lleva a que la seguridad y la información tengan ciertas ramificaciones en la conexión con los consumidores.

Los datos también se han convertido en un elemento de retención o espantada a otros niveles. Los consumidores se sienten poco confortables con aquellas marcas que emplean su información personal sin tener muy claro cómo han llegado a ella. De hecho, un 76% de los consumidores dejaría de comprar a una marca que emplea sus datos sin permiso.

En general, los consumidores ven los datos como algo que solo beneficia a la marca y que le reporta poco o nada a ellos. Un 71% asegura que todos los datos que generan sus interacciones digitales con las marcas las benefician únicamente a ellas.

Transparencia para evitar problemas

¿Hay alguna manera de mejorar esta relación entre los consumidores, las marcas y la estrategia de datos? En principio sí, porque los consumidores tienen muy claro qué querrían de las compañías en relación a la información.

Si se aumenta la transparencia, quizás se logre tener una visión mucho menos negativa de las cosas. Un 86% de los encuestados pide transparencia, saber más sobre cómo se usan los datos y qué está pasando con ellos.

Igualmente, dar más herramientas de control a los propios usuarios puede ayudar a mejorar la relación. Un 84% de los consumidores asegura que es importante tener opciones sobre datos y cómo los usan las empresas.

Teniendo en cuenta la importancia de los datos y cómo el big data es una pieza angular en la estrategia corporativa, esta situación es de vital importancia. Las compañías deben tomarse muy en serio cómo la percepción que sus consumidores tienen de ellas varía según el cómo y el cuándo usan sus datos y también el cómo los protegen.

Publicado por Redacción

Comentarios (0)

!Únete y participa en la conversación!