PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

El 99% de las empresas cuenta con algún tipo de estrategia para el uso de los datos, pero dicho aprovechamiento no se realiza de forma eficiente, por errores de diversa índole. El estudio elaborado por Experian Data Quality pone de manifiesto los obstáculos que impiden a las empresas maximizar el rendimiento de esta valiosa información.

Según sus conclusiones, el 86% de las empresas sospecha que estos datos pueden ser imprecisos e incluso erróneos. Un 44% considera que la pérdida de información, o el contar con datos incompletos dificulta mucho su labor. Por su parte, un 41% teme que los datos con los que ha de trabajar ya sean obsoletos.

Por ello, el aprovechamiento del Big Data supone un gran reto para las marcas. Un problema que les impide obtener conclusiones con una base real, que resultarían de gran utilidad en la toma de decisiones. El estudio indica que el 75% de las empresas están perdiendo hasta un 14% de sus beneficios, a consecuencia de no contar con datos de calidad.

¿Por qué no son capaces las empresas de hacer una adecuada recopilación del Big Data?

A la hora de analizar las causas de esta deficiente gestión de la información, encontramos que, pese a que la escasez de presupuesto es un impedimento importante (20%), no es el único, ni tan siquiera el más importante.

El principal problema se atribuye a un error humano (59%), seguido de problemas internos de comunicación (31%) y una inadecuada estrategia para la recogida y tratamiento de estos datos. Sin embargo, el 23% de las empresas incluidas en el estudio de Experian recurren a métodos manuales para gestionar la información de sus clientes, un 34% cuenta con software específico y técnicas exclusivamente dedicadas a ello (38%). 

Por estas razones, no es de extrañar que el 81% de las organizaciones se encuentre con serios problemas a la hora de obtener conclusiones significativas a partir del análisis de los datos, o que un 24% considere que no dispone de suficiente información sobre sus clientes. Todo ello debería llevar a las empresas a cuestionarse la importancia del Big Data, y de destinar los recursos humanos y técnicos suficientes para organizar este área adecuadamente, supervisando continuamente su buen funcionamiento.

Gracias a esta optimización, conseguirán maximizar la eficiencia de la empresa (62%), mejorar significativamente el índice de satisfacción al cliente (54%), ahorrar costes (44%) e incrementar oportunidades para establecer los distintos perfiles de cliente, con el fin de diseñar acciones dedicadas a cada tipo de persona (43%).