PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Los millennials están imponiendo un cambio en los modos de pago: para la también llamada Generación Y, los nacidos entre los años 80 y finales de la década de los 90, las aplicaciones y las soluciones que permiten el pago móvil son la nueva forma favorita de pago. 

La tendencia está empezando a pegar fuerte en las grandes ciudades de Estados Unidos, donde estas fórmulas están implantándose cada vez más (y por tanto donde hay más espacios en los que se puedan usar), lo que supone una avanzadilla de lo que va a suceder en el futuro en muchos más mercados.

Así, y como destaca en un reportaje Bloomberg, Venmo, la app de pagos móviles de eBay, ha conseguido aumentar en más de un 60% las cantidades que ha movido en el primer trimestre del año, frente al mismo período de 2013. En los tres primeros meses de 2014, se hicieron pagos en la app por valor de 314 millones de dólares, un poco más de 235 millones de euros. El nombre de la app se está haciendo popular entre los jóvenes urbanos estadounidenses como verbo (como ocurrió en el pasado con Google, demostrando el poder de la marca): to venmo ya significa pagar algo con el móvil.

Las compañías que están detrás de estas herramientas están notando un boom en el mercado. Aunque se ha dado un gran salto en adopción de estas soluciones aún queda mucho margen por recorrer (y se está - o todo apunta a ello - empezando a recorrer), así que el segmento está aún en la fase previa a su adopción masiva.

El uso de estas apps tiene mucho que ver con la condición de usuarios altamente tech de la Generación Y pero también con los cambios en las pautas de consumo y en los comportamientos sociales. Los más jóvenes no suelen llevar efectivo encima, como bien apunta uno de los jóvenes entrevistados por Bloomberg, y además han afianzado fórmulas de consumo como los gastos compartidos. Venmo, por ejemplo, es muy popular a la hora de pagar comidas compartidas (y, como apunta uno de sus directivos, perfecta para tener siempre fichado a ese amigo que siempre se escaquea de pagar su parte). De hecho, según un estudio de Nielsen, el 71% de los usuarios considera que usar este tipo de aplicaciones elimina tensiones a la hora de dividir las cuentas de las comidas compartidas.

Cenas, regalos, entretenimiento, compras pero también facturas del hogar son los principales productos que los usuarios estadounidenses de este tipo de herramientas están pagando con ellas, según el mismo análisis de Nielsen. El informe, por cierto, también confirma que los millennials son la gran avanzadilla de estos métodos de pago: el 55% de los usuarios de los métodos de pago móviles son jóvenes entre 18 y 34 años.

¿Y qué pasa con las compras móviles?

Las herramientas de pago móvil son algo diferenciado de las compras a través del móvil. Las soluciones de pago funcionan como carteras electrónicas o permiten usar la tarjeta de crédito para pagar a través de un smartphone y son una de las tendencias móviles de futuro más prometedoras. No se trata de comprar a través del móvil sino usando el móvil. Es decir, el móvil es el método de pago (no necesariamente el soporte para realizar la compra).

Por ello, en realidad, las noticias sobre el boom del método de pago y la reticencia ante el móvil como espacio para las compras no chocan unas con otras. Además, la segmentación por grupos de edad también hace variar los resultados. Así, los últimos estudios sobre compras a través del móvil (es decir, ecommerce vía móvil, lo que se llama m-commerce) apuntan que los compradores no están todavía muy seguros con sus dispositivos móviles como herramienta para la compra. Según un estudio de ShopVisible, las visitas a espacios de ecommerce a través del móvil han aumentado pero no tanto las compras realizadas.

Cierto es que el estudio no hace una segmentación por edades y que otros análisis de mercado anteriores ya habían destacado a los millennials como el grupo de edad que sí está más abierto a comprar - o a usar en sus compras - los dispositivos móviles. Un análisis de CFG Group, por ejemplo, apuntaba recientemente que 2 de cada 3 millennials usa apps móviles durante sus compras.

Los grandes perdedores

Pero no solo el mundo de las compras desde el móvil es el que abre ciertos interrogantes sobre la tendencia de consumo: los pagos móviles también pueden hacerse preguntar qué ocurre con los otros métodos de pago e imaginar quiénes son los grandes perdedores de esta carrera. Existen muchas formas para usar el móvil como método de pago: un código QR que el vendedor escanea, tecnología NFR? pero casi todas tienen algo en común. Detrás de ellas está, casi siempre, una empresa del sector de las nuevas tecnologías, bien sea eBay, PayPal o mismo la omnipresente Google.

Los bancos pueden ser los grandes perdedores de esta carrera por hacerse con los métodos de pago. En general, los bancos tienen problemas con los millennials, un grupo de edad que son - por necesidad para ellos - sus consumidores más presentes que futuros (especialmente porque han llegado no solo a la edad en la que se domicilian las nóminas sino también en la que se contratan servicios que generan consumo, como tarjetas de crédito y, sobre todos, préstamos e hipotecas). Pero la Generación Y es bastante contraria a los bancos como institución y prefieren opciones diferentes o menos tradicionales para todo lo relacionado con el dinero.

be beyondFundación GalaESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo