PuroMarketing

La llegada del 3G supuso un antes y un después en la navegación móvil. Este despegue tecnológico abrió la puerta a una navegación más ágil, impulsando asimismo el consumo de contenido móvil.

Ahora nos encontramos ante un nuevo avance, que promete optimizar la calidad de navegación a través de los dispositivos móviles. Se trata del esperado 4G, que ya comenzamos a disfrutar en algunas ciudades.

Los datos recogidos por eMarketer estiman que en 2015 habrá 586 millones de dispositivos conectados con 4G en todo el mundo. Un importante avance desde los 356 millones actuales. Pero esto no ha hecho más que comenzar. Los datos del estudio de 451 Research, denominado "Mobile Broadband Forecast" indican que, en 2018, se triplicará el número de conexiones, llegando hasta los 1.409 millones.

¿Qué implica la adopción del 4G para el consumo móvil de contenido audiovisual?

A mayor calidad de navegación, mayor demanda de consumo de datos. Este nuevo escenario facilitará la reproducción de vídeos en los dispositivos móviles; satisfaciendo así una petición cada vez más frecuente. Un hecho que reflejan los datos de Cisco Systems, donde se muestra que la conexión 4G genera hasta 14,5 veces más tráfico.

Esta ampliación en la demanda y consumo de contenido a través de los terminales inteligentes aumenta la responsabilidad sobre las marcas, en ofrecer mayor cantidad y calidad de contenido. Este mayor ancho de banda y capacidad de descarga ya permite la implantación definitiva del rich media, ofreciendo con ello una mayor experiencia de usuario y oportunidades de interacción con el contenido. Asimismo, el vídeo móvil consolidaría su posición como el contenido más demandado de internet.

Los datos aportados por Citrix indican que el vídeo representa más de la mitad del tráfico móvil (52%); lo cual implica tanto a los usuarios de 3G como 4G. Si nos centramos en estos últimos podremos observar que la demanda de contenido audiovisual a través del móvil para los dispositivos con conexión 4G superó 1,5 veces a los de 3G. Asimismo, estos usuarios 4G consumieron hasta 5 veces más contenido que el resto. Por tanto, todo hace suponer que, en lo sucesivo, gracias a la generalización de la conexión 4G, la demanda de vídeo a través del móvil experimentará un crecimiento sin precedentes.