PuroMarketing

Los usuarios no pueden evitar sentir cierto recelo a la hora de compartir sus datos personales. Sin embargo, no se cierran en banda a ello.

Según recoge el estudio de Wearables.com y The Center foro Generational Kinetics, estos estarían dispuestos a compartir su información confidencial con sus tiendas preferidas (60%) y marcas (56%) siempre y cuando tengan la tranquilidad de que dichos datos permanecerán en el anonimato. Asimismo, el hecho de recibir una recompensa por ceder sus datos, también ayudaría.

El estudio se centra en la opinión de 1.000 usuarios de wearables y su predisposición a compartir sus datos e histórico de navegación con las marcas; así como el uso que se espera de estos.

Así, el 47% matiza que su información solo debería ser utilizada por aquella marca con la que ha decidido compartirla. Por su parte, al 45% le gustaría saber a ciencia cierta qué uso se le va a dar a dichos datos.

Un 29% cede sus datos a aquellas empresas que conoce, y en las que confía. Además, el 31% indicó que no le importa compartir la información que las marcas le han requerido.

Por su parte, un 18% mostró categóricamente su rechazo a proporcionar ningún tipo de información, alegando que ningún argumento le convencería de lo contrario.

El compromiso con la privacidad y el anonimato, por parte de las empresas, es condición indispensable para obtener dichos datos, por parte de los usuarios. El estudio anterior de IDC (International Data Corporation) ya indicaba que más de la mitad de los encuestados (53%) prefería que la empresa velara por al confidencialidad de su información, antes que proporcionarle algún tipo de compensación por su uso (47%).

En cambio, si reciben algún trato preferencial, a cambio de proporcionar sus valiosos datos, miel sobre hojuelas. El estudio añade que al 20% de los usuarios le gustaría disfrutar de ciertas ventajas cada vez que visita una determinada tienda; tales como ofertas personalizadas (19%), o sugerencias personalizadas, en función de su histórico de navegación (18%).

En el caso de su actividad 2.0, estos clientes se mostraron dispuestos a compartir en las redes sociales qué tiendas han visitados (48%), o sus compras realizadas (34%). Datos que permiten proporcionar una experiencia integrada, con un mejor grado de personalización; máxime, según el estudio, en el caso de los usuarios de wearables deportivos.

El mercado de los wearables está previsto que protagonice un gran desarrollo en los próximos 5 años, creciendo desde los 4,3 mil millones de dólares, hasta los 41,2 mil millones de dólares en 2020; según Cowen & Co.

Esta proliferación de dispositivos inteligentes, prácticamente integrados con los usuarios, supone una gran fuente de información, con un marcado carácter personal. Sin duda, una nueva dimensión para el Big Data, que enriquecería su minería de datos con un componente esencial de calidad y precisión. ¿Estamos a las puertas de una nueva generación del Big Data?