PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Las compañías de nuevas tecnologías, las que suelen ser pioneras en todas las innovaciones y cambios, se han lanzado en los últimos tiempos a una carrera por ser quienes protagonicen el gran lanzamiento en el mercado de la realidad virtual y quienes se conviertan así en las líderes de facto de un mercado que está aún por explotar. La lista de compañías que lo están intentando incluye a todos los grandes nombres del sector techie, desde Facebook hasta Google, con propuestas que tocan igualmente palos diversos y costes igualmente diversos.

Todas están trabajando en ese mercado y todas están intentando posicionarse, pero creer que la carrera de la realidad virtual es una cuestión que solo afecta a las compañías techie es una cuestión completamente equivocada y un error de cálculo bastante importante. La realidad virtual va a afectar a muchos más jugadores y todas aquellas empresas que quieren posicionarse de forma novedosa con su estrategia de marketing deberían tenerlo especialmente en cuenta.

La primera de las razones por las que las marcas no deberían descuidar a la realidad virtual es que este terreno tiene todas las cartas para ser el gran boom del mañana, ya que las previsiones son bastante optimistas sobre su papel en el futuro. Según estimaciones de Gartner, se espera que en 2018 se vendan unos 25 millones de dispositivos que permitan acceder a la realidad virtual.

En segundo lugar, la realidad virtual creará un escenario en el que las marcas podrán conocer mucho mejor a sus consumidores y en el que los enfrentarán a una estimación muy cercana a la realidad que les dará muchos datos sobre cómo quieren consumir realmente esos consumidores. De hecho, entre las posibilidades de la realidad virtual, se encuentran las de realizar investigación de mercado, ya que la marca podrá cruzar al consumidor con su oferta antes de que esta sea real, o la de variar al propia experiencia de producto.

Y, en tercer lugar, la realidad virtual se va a convertir en una muy poderosa herramienta de marketing ya que ayudará a crear poderosas experiencias y realidades asociadas al producto que modificarán cómo el consumidor lo percibe y que darán respuesta a algunas de las demandas más recurrentes de los consumidores hoy en día. Los compradores están pidiendo, en los últimos años, que su relación con la marca no sea algo lineal o sencillo, sino más bien que les ofrezcan experiencias, sensaciones, material para crear vínculos más directos y más emocionales con lo que le ponen delante. La industria de los viajes está siendo una de las pioneras al aplicar la realidad virtual y ya ha creado experiencias que han llevado un paso más allá el marketing de viajes. Un ejemplo son las cabinas que acaba de crear un aeropuerto sueco, en las que se puede revivir la experiencia de estar físicamente en el lugar de destino, con los cambios de temperatura que esperan al viajero.

Pero el abanico de experiencias es muy amplio y la realidad virtual puede crear muchas más opciones para las marcas, como señalan en un artículo de AdExchanger en el que han analizado el papel que la realidad virtual puede tener en muchos más terrenos.

Product placement: ahora será a la inversa

Uno de los terrenos en los que la realidad virtual tendrá mucho que decir es en como las marcas hacen que los consumidores se relacionen con sus productos, ya que las etapas en las que lo harán serán bastante diferentes a las que se siguen ahora. La realidad virtual hará que los productos no tengan que ser reales para que puedan llegar al consumidor.

Como apuntan en el análisis de AdExchanger, la realidad virtual abre la mano al product placement a la inversa. Ahora el consumidor podrá ver el producto antes de que llegue al mercado en los mundos ficticios de la realidad virtual, explorarlo como si fuese real y la marca podrá ver cómo responden los consumidores a los mismos antes de lanzarlos al mercado. La realidad virtual será una suerte de estudio de mercado pre-realidad.

Además, las marcas podrán crear la necesidad y el interés de un producto antes de que este llegue al mercado. No es que no se haya hecho nunca antes (o al menos se ha hecho antes de forma un tanto accidental). Así, por ejemplo, los caramelos que consumen los protagonistas de la saga de libros Harry Potter acabaron siendo lanzados en el mundo real. Lo que la realidad virtual permitirá es crear estas acciones de una forma mucho más ordenada y programada.

La realidad virtual puede cambiar las reglas de juego de la gamificación

Uno de los terrenos que el experto señala que podrían modificarse con la aplicación de la realidad virtual es el terreno de los juegos, el gaming. La realidad virtual creará experiencias mucho más realistas durante la experiencia de juego, haciendo que la experiencia sea mucho más natural. Los desarrolladores de juegos están de hecho trabajando ya en ese terreno y apuntalando la parte técnica para poder avanzar hacia el punto en el que se espera que estén en el mañana. En 2018, Gartner prevé que los juegos con realidad virtual se hayan convertido ya en algo 'mainstream'.

No hay que dejarse arrastrar por la pasión y hay que ser realista

La realidad virtual tiene muchas aplicaciones y un potencial inmenso para crear interesantes experiencias de producto que harán que los consumidores interactúen con la marca de un modo completamente diferente a lo que estaban haciendo hasta ahora. Pero no hay que dejarse arrastrar por la pasión y por el entusiasmo de la novedad y no hay que perder de vista los datos reales sobre el mercado.

La realidad virtual está aún comenzando y su desarrollo, apuntan los expertos, será bastante lento, al menos si se compara con los últimos bombazos tecnológicos, como pueden ser los smartphones. Los smartphones llevan pocos años en el mercado y, sin embargo, ya se han convertido en algo que todo el mundo consume y posee.