PuroMarketing

Gran parte de los millennials son nativos digitales, acostumbrados a conseguir desde niños gratis lo que antes se conseguía dinero mediante. Por eso, dicen, son los primeros en pasar de la televisión de pago, en leer los periódicos online y en ver eso de pagar por contenidos como algo anacrónico. ¿O no?

Un nuevo informe de Media Insight Project muestra que los millennials también están dispuestos a pagar por contenidos de entretenimiento, solo que por formatos diferentes a aquellos por los que pagaban sus padres. De hecho, el 93% de los jóvenes encuestados (de entre 18 y 34 años) disfrutaban de forma regular de contenidos de pago, ya fuesen abonados por ellos mismos o por otra persona. Pero no todo depende de si viven, o no, en la casa familiar: un abrumador 87% pagaba personalmente por alguno de esos servicios (que incluyen, eso sí, plataformas tan populares entre los jóvenes como Netflix, Candy Crush o iTunes).

¿Y por qué contenidos sí pagan los millennials? Sobre todo por películas o series online, algo por lo que ha pagado más de la mitad de los encuestados (el 55% ha pagado por descargar, alquilar o ver en streaming películas y series en iTunes, Netflix y otros servicios de pago). Solo el 20% afirma no ver nunca cine ni televisión a través de servicios de suscripción.

Otro contenido muy apreciado por los jóvenes es la música, y el 48% se han descargado o han escuchado canciones a través de iTunes, Spotify, etc. En este caso, son el 40% de los encuestados los que nunca lo han hecho.

Después vendrían, por este orden, los videojuegos, la televisión por cable y apps para el móvil. En todos los contenidos pagan mayoritariamente por sí mismos (aunque en el caso de la tele por cable también hay muchos -el 28%- que la miran pero porque la pagan otros).

Los medios informativos de pago no son tan populares

Parece que por lo que pocos están dispuestos a pagar es por las noticias, y no porque no les interese (el 85% las sigue de alguna manera), sino porque lo consideran un derecho y no un extra. Aún así, hay un 40% de jóvenes que paga por este tipo de información, la mayoría comprando revistas offline (el 21%) o periódicos (16%), y una minoría apuesta por los medios digitales, que son, junto a la newsletter, los contenidos por los que menos proclives son a pagar. Además de este 40% que paga por las noticias, un 13% las consume sin pagarlas, gracias a la suscripción de otra persona.

También tienen poco éxito las suscripciones para ebooks o audiobooks tipo Kindle Unlimited, algo por lo que solo paga el 19% de los millennials.

No son solo los millennials los que no quieren gastar

Si el porcentaje de millennials dispuestos a pagar por contenidos online de tipo informativo parece bajo (no llega al 15%) tampoco es que entre el resto de la población sea muchísimo mejor, aunque sí asciende hasta el 24% (cifras de CloudSense para Estados Unidos, porque en Europa el compromiso del lector con el pago por contenidos digitales es aún menor).

Por eso los medios online tiene claro que su apuesta decidida debe ser por la publicidad. ¿En cuanto a los usuarios? Se quejan y maldicen, pero el 98% no pagarían por evitar la exposición a la publicidad, y prefieren acceder gratis a los contenidos aunque sea al precio de seguir recibiéndola.