PuroMarketing

Cuando hace unos años apareció el blockchain en el mercado tecnológico, pronto se empezó a ver el potencial que tenía en la industria bancaria y en todo lo vinculado con el dinero y los pagos. El blockchain hacía que los pagos fuesen mucho más seguros y limitaba los riesgos del mover dinero en el mundo conectado. Pero lo cierto es que el blockchain se podía emplear en más industrias y podía tener un impacto en muchos más puntos y escenarios. Lo que mejoraba (aumentando la seguridad y haciendo más sólida la identificación de las cosas) tenía aplicaciones en muchos más terrenos y uno de ellos era el marketing.

Al fin y al cabo, el mundo del marketing necesita mejorar la atribución, la transparencia o la seguridad de sus procesos tanto como otros nichos de mercado. La nueva tecnología podía ayudar a hacerlo y los analistas empezaron ya a predecir cómo se aplicaría y cómo cambiaría las cosas. Además, y dado que a lo largo de 2018 el término y todo lo asociado dio el salto desde los entornos techie a uno mucho más mainstream, los marketeros empezaron a tener cada vez más claro qué significaba y qué implicaba y a comprender mucho mejor cómo podía mejorar las cosas para ellos.

Por tanto, el blockchain parte de una mejor posición en el mundo del marketing en 2019 y los analistas, como ocurre en una predicción de CMO de la que hemos extraído las siguientes conclusiones, ven ya más claro hacia dónde irán las cosas en los próximos meses. Así es como el blockchain cambiará el marketing a lo largo de 2019.

Tendrá un impacto en la transparencia

Uno de los temas que más ha preocupado al mercado en los últimos tiempos y que se ha convertido en una de las cuestiones que han impactado en las decisiones que toman las empresas en lo que a publicidad se refiere ha sido la de la transparencia en la publicidad. A los anunciantes les preocupa cada vez más el fraude publicitario y las pérdidas asociadas al mismo (algunas estimaciones hablan de 19.000 millones de dólares en el año que acaba de terminar).

En este contexto, el blockchain se puede convertir en una alternativa para marcar mucho más claro a dónde va a parar la inversión. De hecho, es ya lo que los expertos creen que impactará en lo que se haga en el año próximo o al menos una de las grandes oportunidades que se le abrirán al blockchain en marketing. Se convertirá en la guía para medir qué se hace, cómo se hace y quién lo está haciendo, haciendo el mercado más transparente.

La obsesión por la privacidad también impactará en el uso del blockchain

Lo cierto es que el blockchain no solo se ve como una oportunidad en transparencia, sino que también se vincula con otro de los grandes puntos calientes a los que se tienen que enfrentar las empresas y especialmente sus equipos de marketing.

La privacidad se ha convertido en un elemento crucial. Las normativas de protección de datos son cada vez más exigentes, pero también lo son los consumidores, que están mucho más preocupados por lo que ocurre con sus datos personales. Los expertos creen que el blockchain se empleará cada vez más para proteger los datos personales. Algunas startups ya lo están usando para ofrecer a los consumidores maneras no solo de proteger y verificar sus datos, sino también de ser sus 'dueños'.

Un escenario con una segmentación más eficaz

Tener cada vez más claro quién es quién y marcar la identidad vinculada a datos pero también a productos crea un contexto en el que es más fácil segmentar de un modo mucho más eficiente y mucho más efectiva. El conocido como blockchain-enabled targeting, la segmentación basada en blockchain, permite llegar a los consumidores que realmente encajan con el perfil que se busca y no simplemente a una versión aproximada de ello. Por ejemplo, un bolso de lujo puede estar conectado a su dueño de forma más clara gracias al blockchain, lo que muestra claramente el consumidor con el que la marca (sin cruzar la línea de lo abusivo) puede hablar de forma personal.

Dejará más claro de dónde vienen las cosas y también autentificar procesos, marcas y consumidores

El blockchain permite además hacer mucho más sólidos los procesos de autentificación y de procedencia. Ayuda a dejar mucho más claro y sin margen para la duda quién es quién y de dónde vienen las cosas. Esto encaja con lo que los consumidores valoran cada vez más (quieren saber cuál ha sido el camino que el producto ha seguido hasta ellos) pero también lo que las compañías están empezando a emplear.

Es lo que hacen ya los supermercados en su uso del blockchain. El blockchain sirve para poder dar información cada vez más segura y fiable del origen de los productos o del viaje que han seguido desde el producto hasta el lineal y así al consumidor. Este último recibe mucha más información (que es lo que más valora en estos tiempos) y el supermercado conecta mucho mejor con él. El blockchain también se usa entre bambalinas, por ejemplo para hacer controles de calidad o para simplificar las entregas.