Artículo
Negocios y Empresas
¿Por qué Apple vuelve a ser la marca más valiosa del mundo?

Apple vuelve de nuevo a ser destacada como la marca más valiosa del mundo. Un estudio de The Telegraph sobre el valor de las marcas hoy en día acaba de coronarla: su valor de marca alcanza los 117.000 millones de dólares (algo más de 89.000 millones de euros), superando los 107.000 millones de dólares de valor de marca de Google (al cambio, 81.519 millones de euros). Las dos marcas son las únicas cuyo valor se sitúa por encima de los 100.000 millones de dólares, con IBM en tercera posición con 76.000 millones de dólares (57.900 millones de euros). Microsoft, Coca-Cola, McDonalds, Samsung o Amazon son las siguientes en la lista.

Las marcas europeas en la lista no consiguen cifras tan grandiosas. Vodafone y BMW son las únicas que consiguen hacerse con un hueco en este ranking de marcas más valiosas del mundo y lo hacen con una valoración de 33.000 y 29.000 millones de dólares, respectivamente (25.141 y 22.090 millones de euros cada una de ellas).

El ranking del diario británico invierte los resultados conseguidos por las dos marcas en el último Branz Top, de Millward Brown. En ese listado - y uno de los que funcionan como baremo indiscutible en el mercado - Google iba la primera y Apple la segunda, algo que no es lo habitual. La razón por la que Google ganaba en esta edición estaba en la innovación: la compañía había lanzado productos novedosos y sorprendentes, que se convertían en la avanzadilla de hacia dónde va el mercado, durante el año saliente, como podían ser las Google Glass, mientras Apple se había mantenido jugando más o menos sobre seguro. Por ello, Apple había perdido un 20% de su valor, mientras Google había subido un 40%.

Pero Apple ha conseguido recuperar posiciones como marca poderosa y valorada. De hecho, entre los inversores y analistas, la compañía ha mantenido siempre el encanto del valor seguro (a pesar de cierto cuestionamiento tras la muerte de Steve Jobs). Este verano, las acciones de Apple han conseguido romper con una barrera y han superado el máximo histórico de los 100 dólares, que no alcanzaban desde 2012.

Las claves del éxito de Apple

Uno de los pasajes que más se comentaron de la biografía autorizada que Walter Isaacson escribió sobre Steve Jobs (y que se publicó poco después de su muerte) fue el de la compra de electrodomésticos por parte de Steve Jobs. Jobs, un perfeccionista obsesivo, importó de Alemania los electrodomésticos porque los que podía comprar en EEUU no le convencían y no encajaban con lo que él estaba buscando. No eran, vaya, acordes con el espíritu de su cocina.

Esta historia es además paralela a lo que Jobs supuso para Apple. El directivo, que había creado la marca en los 70 y había sido expulsado de ella en los 80, había vuelto a la compañía en los 90 para salvarla de la muerte. Y en ese tiempo había conseguido que su imagen de genio loco entrase a formar parte del secreto del éxito de Apple: hacían lo que fuese necesario para tener buenos productos. La enfermedad y muerte de Jobs fue un trago complicado para la compañía, que tuvo que convencer a los consumidores y a los analistas de que seguían siendo los mismos (y ahí están en parte, porque los titulares aún siguen preguntándose si Apple ha perdido su magia) y que los valores que han hecho a la marca lo que es hoy seguirían funcionando tras la muerte del directivo.

El consejero delegado que heredó el cargo de Jobs, Tim Cook, ha mantenido las principales líneas de lo que Apple es y los principales directivos que apuntalaron el éxito de la compañía se han quedado en el barco. Pero ¿qué es lo que Apple hace que es diferente a lo que hacen las demás?

lovemarks más indiscutibles.