PuroMarketing

El interés por comprar a través de dispositivos móviles tras probar los productos y servicios en tiendas físicas crece

Internet y las nuevas tecnologías llegaron para cambiar el mundo. Y francamente, lo han conseguido. De hecho, los métodos de compraventa han dado un giro de 180 grados debido al auge del comercio electrónico y, últimamente, del mobile commerce. Tanto es así que los establecimientos tradicionales están viéndose obligados a replantearse sus estrategias para ver crecer sus negocios, en parte debido al auge de los dispositivos móviles y del tan temido showrooming.

Esta tendencia no es otra que la moda, no tan pasajera, por parte de los clientes de acudir a las tiendas físicas en busca de los productos y servicios que les atraen o necesitan y, guiándose por otros indicadores, pero fundamentalmente por su mejor precio, adquirirlos a través de la red de redes. Una inclinación de los consumidores y una incidencia de los smartphones y tabletas sobre estos que queda constatada en la última investigación sobre estrategia comercial y marketing realizada por la firma InReality.

De hecho, esta compañía revela que las tiendas físicas deben repensar sus estrategias dentro de los establecimientos, debido a la nueva realidad que estos negocios están atravesando en sus locales debido al uso del móvil dentro de los mismos por parte de sus potenciales clientes. Y es que los datos son claros en este sentido, pues el 94% de los usuarios consultados por esta compañía confirma que mientras se encuentran en una tienda física utilizan sus dispositivos móviles para comparar precios, stock y disposiciones en otros "lugares" de la red.

De hecho, subraya el estudio en relación al showrooming, más de la mitad de los encuestados (en concreto, un 53%) señaló que preferían buscar los productos que deseaban en los establecimientos físicos y poder probarlos en ellos antes de realizar su compra. Una cifra que se eleva hasta el 57% en el caso de los compradores cuya horquilla de edad oscilaba entre los 18 y los 24 años de edad, es decir, una buena parte de consumidores millennials, lo que indica el oscuro panorama futuro de los establecimientos físicos con respecto a este estrato de usuario.

Dado este contexto, a nadie le debería extrañar la principal conclusión a la que llega el estudio, que no es otra que si bien el 75% del 94% los encuestados que aseguran utilizar el móvil mientras se encuentran en un establecimiento físico dicen que esto no les distrae de realizar sus compras en el espacio que más les conviene, una cuarta parte de estos reconoce que son los dispositivos móviles los que les mueven a realizar las compras en las tiendas físicas, debido a las mejores condiciones de precio y adquisición que estas organizaciones les devuelven a través de la información que les ofrecen estos soportes.

Cambio de estrategia

Es por ello que, subrayan los responsables de InReality, los encargados de establecimientos físicos y locales deben ponerse manos a la obra y comenzar a rediseñar sus estrategias de marketing y publicidad de cara a atraer a nuevos clientes. De hecho, sostiene el documento, más de la mitad de los compradores (un 56%) encuestados por la compañía aseguró que la publicidad que les llegaba de las tiendas físicas les resultaba importante para tomar la decisión de comprar en ellas.

Un dato que cae hasta el 12% de las respuestas positivas en los casos de que sean los asistentes de venta y el servicio de atención al cliente los principales motivos por los que los clientes se decantan por comprar en un establecimiento físico en pos de hacerlo a través de Internet.

Y es que las estrategias de los establecimientos físicos, según esta investigación, pasan por mejorar la competitividad de las tiendas y locales, y en concreto, de su catálogo de productos y servicios. Así como de hacérselo saber claramente a los clientes. De hecho, sostiene el estudio, al igual que la publicidad es un factor que les mueve a las tiendas, dadas las ofertas y los descuentos que los anuncios les ofrecen, la mayoría de los encuestados también se mostró favorable a formar parte de programas de lealtad de compra. Unos indicadores que, subrayaron, definían su toma de decisiones más importantes, al menos para un 46% de las personas entrevistadas.