PuroMarketing

Los marketeros están más dispuestos a ello que los demás trabajadores de oficina

Si algo ha cambiado la pandemia ha sido la relación de las empresas y sus empleados con el teletrabajo. Se ha repetido tanto y ha sido material para tantos análisis e investigaciones que la propia idea empieza a parecer una verdad de Perogrullo: una de esas cosas obvias sobre las que no hace falta insistir más.

Con la vuelta al cole y el retorno a la oficina de bastantes empresas en esta nueva temporada de otoño-invierno, sin embargo, el teletrabajo, las lecciones de la pandemia y las reacciones de las empresas han vuelto a convertirse en material para nuevos análisis. Volver a la oficina no parece tan deseable como antes, al menos para un grupo de trabajadores.

El estudio Resetting Normal: redefiniendo la nueva era del trabajo, del Grupo Adecco, acaba de señalar que 6 de cada 10 españoles considera que la pandemia ha demostrado que los contratos con horas fijas ya no son relevantes. Quieren que se les valore por el trabajo que realizan y no por las horas que pasan sentados en una silla. Un 74% de los trabajadores españoles asegura que trabaja más de 40 horas a la semana, aunque el 58% de ellos cree que podría hacer el trabajo en menos horas.

No sorprende que un 76% de los españoles quiera revisar la duración de la semana laboral y que reclamen que se mantenga la flexibilidad y la autonomía que ganaron durante la pandemia. Un 60% de los españoles que han teletrabajado ha tenido libertad para gestionar sus horarios y un 80% de ellos quiere seguir teniendo ese control.

La salida de la crisis - o el retorno a la normalidad en el que parece que nos hemos embarcado - deja claro que nadie quiere volver atrás a la realidad pre-pandémica, al menos en lo que a gestión del trabajo se refiere. Esto, a pesar de que otro estudio, en este caso de Epson, señala que el 45% de los empleados no está satisfecho con el apoyo recibido de su empresa cuando trabaja desde su casa.

Pero, en medio de todos estos números, ¿qué piensan los marketeros?

Teletrabajo en marketing

Una de las cosas que tradicionalmente más ha quemado a los marketeros han sido algunas de esas prácticas ultrapresencialistas que se achacan a las oficinas. Un exceso de distracciones y de reuniones inútiles que hacen perder el tiempo se sentían como un lastre en el día a día laboral.

El salto al teletrabajo ha sido complejo. Por un lado, los marketeros se han dado cuenta de que estaban trabajando horas de más en los inicios de la crisis, muy marcados por el temor a los despidos. Por otro, y aunque no tenían la creatividad del trabajo conjunto, teletrabajar los estaba haciendo más eficientes. En sus casas, podían concentrarse mejor.

Por tanto, no sorprende que ahora que se habla de cómo será el mundo laboral post-covid existan marketeros dispuestos a mucho para poder mantener el teletrabajo. Un estudio británico, elaborado por Hitachi Capital UK, señala que un 32% de los profesionales de marketing estaría dispuesto incluso a reducir parte de su salario si con ello pudiesen trabajar siempre desde su casa. El recorte aceptable para esta plantilla es de hasta el 10%.

Lo interesante no es solo que casi un tercio de los marketeros esté dispuesto a ganar menos para seguir trabajando en su casa, sino que la media de la profesión supera a la media de los trabajadores en general. Teniendo en cuenta a todos los verticales, el 27% de quienes trabajan en entorno de oficinas ganaría menos si pudiese teletrabajar. Su recorte es también más bajo, de un 8%.

A eso hay que sumar que el porcentaje de quienes quieren volver a trabajar al 100% en la oficina es muy bajo: solo un 8% de los marketeros quiere un retorno total a la oficina, pasando en ella su tiempo completo.

¿Quema tanto la industria del marketing y de la publicidad a sus profesionales que el retorno a la oficina no se desea? Los números hacen temer que sí.