Negocios y Empresas
La guerra en Ucrania afecta a la cesta de la compra y crea una situación complicada para las marcas y su posición en el mercado
Conservas, bollos o dulces, todos los productos que subirán sus precios o están en la cuerda floja del desabastecimiento
Publicado por Redacción

Si hay una imagen que se ha repetido en los últimos días sobre lo que supone la guerra en Ucrania para los consumidores españoles, es la de los lineales de los supermercados en los que faltan las botellas de aceite de girasol y los avisos de que solo se pueden comprar cierta cantidad de unidades. Los precios del litro de aceite se han disparado y botellas que no hace mucho estaban ligeramente por encima del euro ahora andan en los 2,65 euros.

El aceite de girasol se ha convertido en una muestra del pánico de consumo y de la psicología de los compradores, similar a lo que lo fue en los primeros días de la pandemia del coronavirus el papel higiénico, pero también es uno de los primeros productos que podrían desaparecer o escasear en los lineales de los supermercados. En el futuro, se avecinarán más problemas de suministro o escaladas de precios. Marcas y cadenas de supermercados tendrán que prepararse para lo que eso supondrá.

Por ejemplo, la industria de las conservas ya ha advertido que, tal y como están las cosas, solo les queda aceite de girasol para tres semanas. El 56% de la producción conservera gallega se enlata en aceite de girasol, porque es - o era - el más barato.

"Es posible que si esta situación se prolonga, se acabe invirtiendo esta proporción y que el producto en aceite de oliva sea más barato y de mayor demanda que el de girasol, porque la subida de precios es inevitable", le explica a La Voz de Galicia Juan Manuel Vieites, secretario general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados (Anfaco-Cecopesca).

Para la industria es un problema, porque sus exportaciones a algunos países no funcionarían igual con oliva, pero aunque se encuentre una alternativa se corre el riesgo de que los precios de los productos se disparen.

Conservas, bollos o snacks en problemas

Las conservas son uno de los sectores para los que se avecinan problemas. No es el único. Los problemas de acceso al aceite de girasol también crean problemas para las empresas que fabrican bollería industrial, galletas o productos que están cerca de esas categorías, como es el caso del pan de molde.

La Asociación Española del Dulce (Produlce) ha puesto en cuatro semanas la duración de sus reservas. Además de los costes que podría suponer cambiarse al aceite de oliva, la industria no puede cambiar simplemente de materia prima de un día para otro porque, por un lado, las recetas cambian (y el sabor del producto también) y porque, por otro, cualquier cambio de ingrediente obliga a replantearse el etiquetado.

En algunos supermercados, se ha empezado ya a racionar otros productos, más allá del aceite de girasol, limitando cuánta harina o paquetes de pasta pueden comprar cada uno de los consumidores.

La crisis también podría agravar el problema de los chips, ya que Ucrania es exportadora de neón, o tener un efecto indirecto en los precios de productos como la carne o los huevos, porque se necesita pienso para alimentar a los animales y la circulación de ese material se ha visto afectada. Los snacks, la cerveza o el pan podrían vivir una escalada de precios.

Todo ello se sube a la escalada de precios de la energía, que ya estaba poniendo desde hace meses a los consumidores contra las cuerdas.

Un reto para los marketeros

Por supuesto, todo esto supondrá un reto para el bolsillo de los consumidores y para los responsables de la cadena de producción y logística de las empresas. Pero también se convertirá en un reto para los marketeros, que tendrán que ser capaces de paliar los efectos de imagen negativos que supone el desabastecimiento o la escalada de precios y el rechazo de los consumidores ante esta situación.

Además, es de esperar que en los próximos meses los consumidores se centren más que nunca en el precio de las cosas, lo que para las marcas hará la competencia mucho más desaforada.

Publicado por Redacción

Comentarios (0)

!Únete y participa en la conversación!