Noticia
Negocios y Empresas
¿Se avecina un invierno de pesadilla para el consumo? Las marcas empiezan a temerlo
Incluso la campaña de Navidad podría verse comprometida por la escalada de precios
Publicado por Redacción
Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Los titulares de las noticias durante las últimas semanas se han centrado ya – y mucho – en el invierno. Las recomendaciones sobre qué se puede hacer para reducir la factura energética se suceden, con Alemania hablando de duchas más cortas este verano y hasta de limitaciones en las calefacciones para este invierno para conseguir bajar al menos en un 10% el consumo de gas. Parece casi inevitable que, a medida que se acerque el invierno, las recomendaciones y finalmente las medidas se irán haciendo más habituales.

Y, aunque esto puede parecer que tiene poco o nada que ver con las marcas y su posición en el mercado, lo cierto es que es ya un aviso a navegantes. Como recuerdan en Warc, haciendo un juego de palabras con una de las frases más míticas de Juego de Tronos, se acerca el invierno: si a los habitantes de los reinos de la saga les preocupaba lo que el invierno podría traer, a los consumidores europeos les preocupa lo que supondrá en términos de gastos. Para las empresas, supondrá la creación de un contexto mucho más complicado en el que llegar a las audiencias se vuelve cada vez más y más difícil.

De hecho, como apunta el análisis, las marcas se están ya preparando para una realidad en la que las dificultades creadas por el contexto afectarán de forma clara al consumo. Es decir, prevén un clima económico complicado y uno al que será imposible escapar. La "tormenta perfecta", como apuntan los analistas, viene marcada por los efectos de la guerra en Ucrania (que tendrán un efecto directo sobre las exportaciones de gas y petróleo), los precios al alza por la inflación o la incertidumbre política y el aumento potencial de los disturbios civiles. Pero, además, también continuarán los problemas de transporte, los de la cadena logística o los de cubrir determinados puestos de trabajo.

A ello hay que sumar lo que suponen los momentos de tiempo extremo - como las olas de calor ahora, pero las grandes nevadas del invierno - e incluso el riesgo de una crisis global de comida por los problemas derivados del trigo.

Lo que supone para las marcas

Un estudio del Parlamento Europeo ya ha apuntado que el 60% de los ciudadanos de la UE asegura que no está preparado para afrontar la escalada de precios en elementos básicos, como por ejemplo la energía. Si no se pueden comprar las cosas básicas, no se van a comprar aquellas que no lo son.

Esta situación afectará a todo. Las marcas, como señala Warc, creen que impactará en todas las áreas de su negocio y de su estrategia, desde las ventas a la atención al cliente o la logística. Pero, además, también podría poner en peligro momentos de consumo claves, como la campaña de Navidad. Si esta campaña de Navidad debería ser la primera de recuperación tras varias campañas marcadas por la crisis de la pandemia, parece poco probable que la campaña no se vea golpeada por la situación económica.

Algunas voces apuntan incluso antes. La campaña de la vuelta al cole ya podría estar en peligro, porque el gasto coincidirá con el fin del verano y, con ello, empezar a preocuparse de los costes de la calefacción y la energía.

Publicado por Redacción
Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Comentarios (0)

!Únete y participa en la conversación!