PuroMarketing

Amazon trabaja para crear su propia oferta de podcast, siguiendo los pasos de Apple y de Spotify

Hace un par de años, parecía que todas las grandes compañías estaban anunciando sus planes para lanzar sus propias plataformas de contenidos en streaming. Todas parecían querer competir contra Netflix y la guerra por los contenidos - la guerra de las series - iba cogiendo carrerilla.

Los grandes titulares los ocupaban las compañías tecnológicas. Aunque pasaron sin pena ni gloria, tanto Facebook como Google (en YouTube) encargaron sus propias series e intentaron lanzarse a captar a los espectadores (sin mucho éxito). Más eco y repercusión tuvo el movimiento de Apple, que fichó a grandes estrellas de Hollywood y acabó lanzando su propio servicio VoD con un catálogo muy limitado pero que logró ya en su primer intentó nominaciones a los principales premios televisivos.

Por supuesto, las operadoras de telecomunicaciones de todo el mundo abrieron sus propios servicios de VoD y se lanzaron a producir sus propias series. También lo acabaron haciendo los gigantes tradicionales de los contenidos audiovisuales, cuando asumieron de una vez por todas que ese era el futuro de la tele. Disney lanzó de forma escalonada en mercados su plataforma VoD, Disney+, y a pesar de ello ha arrasado en éxito de público.

Todas estas compañías llevan desde entonces intentando hacerse con un hueco de mercado frente a los pioneros, Hulu (en EEUU), HBO, Netflix y Amazon. La batalla es encarnizada y, ahora mismo, casi parece que cada día en algún lugar alguien está lanzando un servicio nuevo. Quizás, por ello, a las grandes compañías les está empezando a tocar ya encontrar el nuevo terreno en contenidos por el que competirán.

Y quizás también ese nuevo escenario para la guerra por el mercado va a estar en los podcasts.

Se crea un mercado

En un primer momento, el universo podcast no tenía un player dominante. Los creadores de contenidos lanzaban sus podcasts y los consumidores los encontraban de un modo directo o usando agregadores que permitían seguir podcasts y escucharlos. A medida que los podcasts han ido creciendo en importancia y en audiencias y se han ido convirtiendo en un elemento más interesante de cara al mercado publicitario, se empezaron a producir más movimientos y, sobre todo, se empezaron a posicionar los players del contenido.

Apple fue el primer gran player que se hizo con una posición en el mercado de estos contenidos. Quizás porque ofrecía una plataforma a la que ya los usuarios estaban acostumbrados, iTunes se posicionó como una de las vías principales de descubrimiento de ese tipo de contenidos.

En 2019, Apple lideraba el mercado del podcast como plataforma de escucha y de descubrimiento, aunque los analistas ya se preguntaban hasta cuándo duraría esa posición. La culpa estaba en los nuevos players que estaban invirtiendo y luchando por hacerse con hueco.

El primer gran movimiento con fanfarria y ruido de medios en el mercado de los podcasts fue el de Spotify, el servicio de música en streaming. Comprando derechos y exclusividad de contenidos, Spotify logró convertirse en líder del mercado. En mayo, cuando cerró un acuerdo con uno de los podcasters líderes en Estados Unidos, Spotify ya llevaba invertidos más de 600 millones de dólares en el universo podcast. Todavía no hacía ni año y medio que había entrado en ese nicho.

Amazon entra en la guerra podcast

Pero en el mercado de los podcasts no está todo el pescado vendido y cada vez más players están intentando hacerse con una parte de la tarta, pensando en amortizarla en el futuro próximo. El último movimiento va a llegar de Amazon, como ha adelantado The Wall Street Journal. Amazon Music va a sumar podcasts en breve y lo hará además con contenidos exclusivos.

"Nuestra entrada aumentará la tarta para todo el mundo e introducirá nuevos grupos de oyentes tal como hicimos con el streaming de música", explica al diario económico Steve Boom, el vicepresidente de Amazon Music.

Los podcasts serán gratis para los suscriptores de Amazon Music, aunque también habrá publicidad (que será la que genere ingresos para los contenidos y que solo se servirá en los que sean exclusivos y originales de Amazon) y arrancará con un catálogo de 70.000 podcasts (muchos menos que los de Apple o los disponibles en Spotify).

Por supuesto, Amazon integrará estos podcasts con sus altavoces inteligentes. Boom apunta, al diario económico, que este es el futuro que seguirán los servicios de streaming.