PuroMarketing

Como ha demostrado la guerra entre Facebook y Google/YouTube, los vídeos en internet son uno de los puntos que generarán más animación y que tienen más potencial para establecer una estrategia de éxito a futuro. Los vídeos se han convertido en uno de los productos que los consumidores más desean y uno de los que están viendo de forma más y más activa. De hecho, diferentes estudios han ido señalando en los últimos años que el vídeo y el tráfico asociado tendrá un peso cada vez más importante en el reparto de la tarta de en qué gastamos nuestra conexión a internet. Los internautas acceden además a muchos de estos vídeos desde sus dispositivos móviles, lo que hace que estos funcionen de forma mucho más directa a la hora de conectar con el receptor. Al no haber otros estímulos y al reducir la pantalla a la que hay que prestar atención, uno se centra mucho más en lo que tiene delante.

Y ligado a todo esto está el hecho también de que las marcas están cada vez más interesadas en estos contenidos y en posicionar sus anuncios ligados a ellos. Las marcas no solo están creando sus vídeos, sino que además están intentando convertirse en quienes aparecen antes y durante ellos. La publicidad en vídeo es una de las que está creciendo más y sobre todo una de las que está viendo como los precios van más en aumento. Por todo ello, el mercado del vídeo está en plena ebullición y cada vez son más los jugadores que están intentando posicionarse en este entorno.

De todos los que intentan lograr algo en el mundo del vídeo, quienes tienen (o quizás tenían) la mayor parte de la tarta son YouTube y Facebook. YouTube es el gran ganador del vídeo, gracias a una apuesta a largo plazo y al hecho de que han sido ellos, al final, quienes realmente han creado la categoría tal y como hoy la conocemos. YouTube es el destino más popular de visionado y publicación de vídeos. Facebook se incorporó mucho más tarde, pero desde un principio ha sido visto como un tentativo 'YouTube killer', ya que ha estado no solo dando herramientas para publicar los contenidos sino también generando un contexto en el que publicar directamente en Facebook parece lo que hay que hacer. Su algoritmo está premiando los vídeos por encima de todas las cosas y esto ha hecho que las páginas se hayan lanzado a la conquista del mismo.

Pero a la guerra del vídeo se acaba de sumar un nuevo competidor y uno que además también tiene un brazo poderoso: Amazon va a lanzar su propio YouTube killer. La plataforma ya compite en el mercado de los contenidos audiovisuales, pero lo hace en una categoría distinta. Su competencia es Netflix y similares, ya que Amazon ha apostado por los contenidos de larga duración y por servir series de televisión y películas. Lo que va a hacer ahora será bastante diferente y lo meterá a competir en una nueva categoría.

Así será el 'YouTube de Amazon'

Amazon va a entrar en la batalla por los vídeos de corta duración y por los vídeos personales. La compañía va a dejar que los usuarios suban sus propios vídeos a su site y les permitirá ser los generadores de los propios contenidos que se sirven en su plataforma de vídeo. La idea es más o menos como aplicar la esencia de Kindle Direct Publishing, su plataforma de autopublicación, a los vídeos, como apuntan en Bloomberg, el medio que ha confirmado el lanzamiento. Kindle Direct Publishing permite que cualquiera pueda publicar un libro en formato electrónico (tienen una herramienta paralela que posibilita lo mismo en papel) sin tener que recurrir a la industria tradicional del libro. Lo mismo sucedería con los vídeos, aunque aquí se podría comparar directamente con lo que hacen los consumidores en YouTube.

Amazon también permitirá a los editores de vídeo monetizar sus contenidos, como ocurre en YouTube. Este punto, por otra parte, posicionará a la compañía por delante de Facebook, quien por el momento no ofrece herramientas de monetización claras. Los editores podrán ganar dinero gracias a publicidad, royalties y otras fuentes de ingresos. Los productores de contenidos podrán hacer que estos se vean bajo precio (los usuarios de Amazon podrán alquilarlos) o gratis para los usuarios de Amazon Prime (y serán pagados en base al número de veces que sean visionados) o para cualquier usuario de la plataforma (y entonces serán pagados en base a los anuncios servidos). Amazon también incentivará el llegar a ser los vídeos más vistos: cada mes repartirá 1 millón de dólares entre los vídeos más vistos en Prime.

¿Se va a llenar Amazon de vídeos caseros y de contenidos low cost? El servicio está diseñado, según apuntan en Bloomberg siguiendo declaraciones de Amazon, para productores de vídeo profesionales. La firma ha logrado de hecho cerrar acuerdos con compañías de contenidos como Conde Nast Entertainment, HowStuffWorks, Samuel Goldwyn Films o Pro Guitar Lessons para que produzcan estos primeros contenidos que se verán en su red de vídeos. Según Bloomberg, algunos de esos vídeos ya pueden verse y algunos de esos productores son algunos de los que triunfan en YouTube (como es el caso de HowStuffWorks). Sin embargo, los requisitos del mismo no lo blindan realmente. Al fin y al cabo, Amazon solo pedirá que los vídeos sean en alta definición y que tengan subtítulos para que puedan ser seguidos por las personas con problemas auditivos. De este modo, en realidad, cualquiera podrá subir sus contenidos ya que no es muy complicado hoy en día generar contenidos en HD.