Publicidad online
La publicidad ya ha llegado a Wordle, un nuevo ejemplo de cómo funcionan las cosas en internet 
Si algo triunfa acabará lleno de anuncios y amortizado por las marcas, parece una conclusión casi lógica 
Publicado por Redacción

Wordle se convirtió en el gran éxito viral de este comienzo de 2022. Las cajas de colores empezaron a tomar los perfiles sociales de los jugadores y la curiosidad por saber qué significaban llevó a muchas otras personas a descubrir el juego. Las normas eran sencillas y el juego muy usable. Su diseño ultralimpio lo hacía muy atractivo, como también el hecho de que, en los tiempos que corren (y al menos en su versión original), no tuviese anuncios.

Hubo un momento a finales de enero en el que todo el mundo parecía estar hablando del juego y en el que las marcas hacían lo posible por subirse al tema del momento. Y, justo en la cresta de la ola, surgió la noticia bomba: The New York Times acababa de comprar el juego por una cantidad de siete cifras. El número exacto no se ha desvelado, pero el mínimo posible con la información disponible es ya 1 millón de dólares.

Y ¿para qué quería el diario el juego popular? De entrada, el interés del Times se podía explicar porque el medio de comunicación tiene una apuesta importante por sus juegos online. Sus crucigramas y similares logran un elevado tirón y con ello una masa de usuarios importante, tanto que el propio Times vende una suscripción específica para poder jugar más de una vez a algunos de ellos y, directamente, para poder hacer el crucigrama. Wordle encaja muy bien con la filosofía de los juegos que maneja.

Pero, sobre todo y para continuar, el qué va a pasar con Wordle se puede explicar siguiendo la lógica de cómo funcionan las cosas en internet. Cuando algo triunfa, rápidamente llegan los anuncios y el servicio se monetiza con publicidad.

La versión original de Wordle mantiene todavía su aspecto limpio y sin distracciones y los anuncios no han hecho su aparición en ninguna pantalla. Eso no quita que Wordle no sea ya un motor para la publicidad y que no esté monetizando con ella.

La publicidad llega a Wordle

Para descubrirlo, eso sí, hay que irse a las bambalinas del juego. Si se lee el código de la página, se puede ver claramente que Wordle está ya funcionando como una mina de información para comprender mejor a los usuarios y servir así anuncios. Como apuntan en Gizmodo, a Wordle se le han sumado ahora una docena de trackers publicitarios.

Algunos de ellos son del Times y otros están vinculados a players third-party del mercado de la publicidad. Son, básicamente, el tipo de trackers que se incluyen habitualmente en las páginas web y en los medios online para después segmentar publicidad. Lo interesante en este caso es que hasta ahora Wordle estaba libre de ellos.

Es, como señalan en Gizmodo, casi un comportamiento banal, porque es lo habitual en el mercado, pero uno que podría lastrar la experiencia de los usuarios y matar a la gallina de los huevos de oro. Lo que enamoró a los internautas del juego fue que era sencillo y que, en una red llena de anuncios, funcionaba como un espacio en blanco, casi como una reliquia de tiempos pasados. Con la inclusión de esos trackers, la web - y el juego - es como una más y una cualquiera de la red.

Por supuesto, esto no es ahora molesto para los internautas, que no lo ven a menos que hagan el esfuerzo de adentrarse en la página. Diferente será si el Times decide empezar a servir anuncios directamente a quienes juegan.

Si triunfas, monetizas

Para quien creó el juego y triunfó de forma inesperada con ello, la monetización llegó rápidamente vía compra millonaria. Pero si tienes algo entre las manos - ya sea porque lo has creado o lo has comprado - aspiras a monetizarlo. En internet, monetizar pasa por la publicidad, por mucho que llevemos años escuchando que el modelo está quemado y que los internautas ya no quieren ver ni un anuncio más.

Publicado por Redacción

Comentarios (0)

!Únete y participa en la conversación!