PuroMarketing

Burger King arranca un piloto con un packaging para sus hamburguesas que puede ser reutilizado 
El packaging reutilizable llega al fast-food: paquetes de hamburguesas y tazas de café que se usan una y otra vez

La idea del packaging reutilizable no es nueva. No hay más que preguntarles a los consumidores de más edad - y en algunos productos no tanta edad - para que recuerden aquellos tiempos en los que había que devolver el envase de gaseosas y similares para poder recibir de nuevo el producto. El packaging volvía a los productores que lo limpiaban, lo volvían a emplear y lo ponían de nuevo en circulación. El boom del plástico y los cambios en el acceso a los productos hicieron que el modelo acabase quedando obsoleto. Hasta ahora.

La economía circular y la creciente preocupación por la huella medioambiental han hecho que los consumidores sean cada vez más receptivos a retomar esa idea. Los productos de limpieza y de higiene personal han sido los pioneros, con tiendas en las que se premia devolver el tarro o traerlo de casa, pero también con innovaciones para hacer que el paquete de detergente o el bote de champú se acaben devolviendo a la tienda.

Ahora, las compañías de fast-food se están sumando a la tendencia y están empezando a crear sus propios formatos de packaging reutilizable.

Así, la última compañía en probar con un packaging reutilizable es Burger King. El gigante, como ha podido saber Fast Company, empezará a probar el formato en un piloto en algunos de sus establecimientos de Nueva York y Portland (el Portland que es la capital hipster) en Estados Unidos y en Tokio en Japón.

Tanto las bebidas como las hamburguesas se servirán en envases que pueden ser reutilizados. Están brandeados con la imagen de la marca, como ocurre con los que son de usar y tirar, y se parecen al packaging tradicional, aunque no es exactamente igual. Una vez que se ha usado - incluso para llevar a casa - los consumidores pueden devolverlos a la tienda, donde hay unas papeleras de recolección especiales para ellos. Esta los limpiara e higienizará y volverá a usarlos de nuevo. Cuando el consumidor trae de vuelta el envase, se le devuelve también una señal que tuvo que dejar cuando lo retiró.

"El beneficio es que puedes dar servicio a tus clientes sin tener que usar de entrada un elemento de uso único", explica al medio estadounidense Matt Banton, responsable global de innovación y sostenibilidad de Burger King. Según explica el directivo, el packaging es lo suficientemente usable como que pueda repetirse en clico "múltiples veces" y reducir el impacto medioambiental del packaging de la fast-food.

Cafés para llevar en tazas de usar y reusar

El partner de Burger King en el proyecto es Loop, una compañía especializada en crear packaging de usar y reusar y que también ha trabajado con sus competidores ya en el pasado. Aunque McDonald's no ha lanzado todavía envases de hamburguesas reutilizables, sí tendrá su propio piloto con una idea reutilizable.

El año que viene probará en Reino Unido a servir las bebidas calientes en tazas reutilizables. También podrás sacarlas de la tienda, aunque tendrás que devolverlas cuando hayas terminado (una vez más, tendrán una papelera especial para ellas y habrá que pagar un pequeño depósito) para que la cadena pueda limpiarlas y volverlas a usar.

Para simplificar el retorno de la taza, se podrán entregar en las papeleras que Loop tiene ya en otros lugares, como las cadenas de supermercados Tesco. En otros países, como Alemania, McDonald's no ofrece tazas reusables, pero sí premia a los consumidores que llevan sus propias tazas y evitan así usar una de papel.

Fuera de las cadenas de hamburgueserías, otro player de las cadenas de comidas también está intentando crear sistemas de reutilización de tazas. Starbucks, aunque lo paralizó durante los pasados meses en el contexto de la crisis del coronavirus, ha recuperado (al menos en algunos mercados) el uso de las tazas reutilizables, tanto para servicio en tienda como para aquellos usuarios que las traen desde casa. Más allá de ofrecer tazas de porcelana a quienes consumen en tienda en lugar de poner las de papel, el gigante de las cafeterías está también intentando encontrar vías más eficientes para ofrecer cafés para llevar con packaging reutilizable.

El año pasado, por ejemplo, hicieron un piloto de pruebas en el aeropuerto de Gatwick, en Londres, en el que los usuarios recibían sus bebidas calientes con tazas reutilizables con las que podían desplazarse por la terminal. Cuando terminaban solo tenían que dejarlas en las basuras especiales para ellas y el equipo de limpieza del aeropuerto las devolvía a la cafetería. Los usuarios de tazas de papel pagaban 5 peniques más por su bebida.