Profesional especializada en Marketing Tecnológico y Financiero (B2B y B2G) en Reino Unido.
PuroMarketing

"He redactado esta carta más extensa de lo usual porque carezco de tiempo para escribirla más breve".  Blaise Pascal 

¿De verdad consideráis que las acciones de impacto inmediato nacen de procesos cortos, o estáis de acuerdo que son las que más requieren de procesos estratégicos largos y elaborados para conseguir un resultado tan exquisito?

Equilibrar lo invertido (tiempo, dinero y recursos), el valor que otorgamos a lo conseguido (prescriptor de nuestra marca) y los beneficios resultantes (cantidad de masa que puede movilizar a nuestro favor) será una tarea difícil si esperamos que su impacto sea inmediato. Por ello, nuestros pasos deben estar claramente medidos y determinados con una proyección a corto o medio plazo. De otro modo, sólo aspiraremos a la fortuna de ser el amor a "primera vista" de nuestros fans con bases poco sólidas, y futuro incierto. Para ello tenemos las campañas puntuales, ahora, estamos hablando de algo más grande.

La innovación tecnológica, la revolución de las redes sociales, así como el surgir de nuevas plataformas de networking, no deben opacar la simpleza que esconde todo este cúmulo de avances: seguimos hablando de personas. Fuera de una observación ética o moral esta puntualización se debe a que la realidad nos demuestra que "aún" hablamos de "interacción" con seres humanos y comprenderlos sigue siendo cuestión de la psicología, sociología o demás materias que centran su atención en la observación del comportamiento humano ante diferentes estímulos.

Las redes sociales están nutridas de público entusiasmado con ser Brand Advocates,  prescriptores de nuestras marcas, y portavoces de nuestro mensaje. ¿Por qué? Las respuestas pueden ser múltiples. Acerquémonos a una primera visión:

Las personas buscamos significarnos, y materializar nuestras huellas

Dejar presencia en un mundo efímero que nos recuerda constantemente la facilidad de desvanecernos. Son muchos los psicólogos que aseguran que detrás de una fotografía publicada en Facebook hay un mundo por descubrir. Así como, departamentos de recursos humanos que toman como referente las redes sociales para tener un perfil sobre el futuro candidato. Es una realidad, las redes sociales se han convertido en un prisma abierto para acceder por medio de la impronta de la persona a sus necesidades emocionales, afectivas u objetivas.

¿Por qué entonces destinamos tan poco tiempo en conocer esos perfiles?

El trabajo del gestor de redes sociales, debe contar con cualidades como la destreza en la gestión de relaciones interpersonales, así como, la diplomacia en los procesos y astucia. Sin embargo, la habilidad para comprensión del ser humano y sus intereses es de igual modo esencial. Hay que recordar la importancia de "observar", es decir, tomarse tiempo para evaluar quienes componen nuestra comunidad de Facebook, y catalogar los miembros según roles que podrían ejercer en pro de nuestra marca. Esta carrera en las redes sociales no solo se trata de un almacenamiento cuantitativo de "Me gustas" sino de una optimización "cualitativa" de los mismos. En toda función hay actores pasivos y activos, personajes principales, secundarios o de relleno, dramas, tramas, desenlaces, y finales felices. Identificarlos, manejarlos, e impulsar la acción es la única vía de crear historia.

Endiosamiento prestado en un liderazgo simulado

En la aprobación está la coherencia. En la coherencia nuestra consistencia. Con la consistencia nuestro ser siente fuerte, inquebrantable, seguro y sobretodo omnipotente, omnipresente, y omnisciente. Los "Me gusta" son un reforzador positivo, símbolo de aprobación, y refuerzo que todos amamos. Se trata de engrosar y aplaudir a nuestro fans y no al contrario. La actitud reciproca será una consecuencia inevitable. El agradecimiento será reflejo, pero primero hay que provocar y sentar un precedente. Alabar a nuestro público. ¿Por qué esto se vuelve tan importante en la red?

La disonancia cognitiva se describe como un estado mental incómodo dado que resulta de ideas en "conflicto". Nuestra psique tiende a querer crear un sistema de creencias coherente y equilibrado en relación a la realidad. De ahí que nuestras opiniones se vuelven más reales cuando son validadas por aquellos con quienes las compartimos. ¿Quieres que tu marca se vuelva una realidad para tu público? Empieza por validar su forma de vida, su sistema de creencias, signifícate ante él como un igual!

Para finalizar que mejor que otra frase de Blaise Pascal  para la reflexión. "Lo último que uno sabe, es por dónde empezar" 

Profesional especializada en Marketing Tecnológico y Financiero (B2B y B2G) en Reino Unido.