PuroMarketing

Los tuits optimistas consiguen el doble de retuits que los pesimistas

Las emociones influyen en absolutamente todo lo que hacemos los seres humanos, y nuestro comportamiento en las redes sociales no es ninguna excepción. Viendo en los muros de Facebook y Twitter tal profusión de noticias dramáticas, cotilleo insustancial y quejas sobre lo divino y (sobre todo) lo humano, uno podría pensar que los mensajes con cierta negatividad nos gustan, pero los datos demuestran que no: preferimos los contenidos alegres y optimistas.

Así lo ha demostrado un estudio publicado la semana pasada en el Peer J Computer Science Journal, que tuvo en cuenta el contenido de más de 19 millones de tuits. Para ello, se creó un algoritmo que analizaba los sentimientos y daba a cada tuit una nota (teniendo en cuenta el vocabulario, los emoticonos y ciertas claves linguísticas) para después comprobar cuál había sido el alcance y la velocidad con la que tuits positivos, negativos y neutros se habían difundido.

Y los resultados son claros: los tuits negativos se difunden más rápidamente, pero los positivos se retuitean más y consiguen más favoritos. El estudio explica que los contenidos con carga emocional negativa provocan una reacción más inmediata, pero a la larga, el sesgo positivo (también conocido como efecto Pollyanna) favorece el que compartamos contenidos más alegres y optimistas, que consiguen el doble de retuits y prácticamente cinco veces más favoritos que aquellos más pesimistas o amargados.

La noción de que los contenidos positivos funcionan mejor que los negativos y neutros en redes sociales es algo que los marketers deben tener en cuenta a la hora de diseñar sus campañas para ser virales.

Las emociones negativas generan menos comentarios

Estos resultados corroboran otro estudio reciente de investigadores de las universidades de Trento y Sorbona, que hacía hincapié en que la emoción es el condicionante principal por el que se comparte un contenido en redes sociales.

El estudio halló que los contenidos positivos son especialmente importantes en plataformas como Facebook y Twitter, donde los usuarios se muestran mucho más proclives a transmitir información alegre, divertida o inspiracional. Además, suelen hacer menos comentarios cuando sienten emociones que están fuera del control de su comportamiento, como miedo, ira o tristeza.

Las emociones son contagiosas

Quizá porque las emociones son contagiosas, también en los social media, los usuarios tienen el sistema de "autodefensa" de premiar a los contenidos positivos con un mayor alcance y difusión. Porque en un experimento de Facebook de 2012 ya se había comprobado como las emociones que aparecían mayoritariamente en un feed de noticias alteraban el estado de ánimo de aquel que las recibía. Eso sí, las positivas tenían una influencia mayor que las negativas: mientras las primeras contribuían a gener un 1'75% más de publicaciones positivas, las segundas aumentaban las publicaciones negativas en un 1'29%.

Aunque a fin de cuentas, quizá peor que los contenidos negativos (desde el punto de vista de alcanzar la viralidad) sean los neutros. Cuando baja la exposión a contenidos emocionales en Facebook, baja la interacción de los usuarios.