PuroMarketing

Los colores son una parte muy importante de la estrategia de las marcas. Los responsables de tomar decisiones analizan con mucho cuidado los colores a emplear cuando trabajan en los logos, cuando piensan en la identidad corporativa de las marcas e incluso cuando establecen las líneas maestras de las campañas. El color tiene un impacto directo sobre nuestro subconsciente y hace que unamos de una manera muy rápida lo que vemos con ciertas sensaciones y emociones. Los colores nos sugieren cosas y dotan de significado lo que tenemos frente a nosotros, haciendo además que las asociaciones sean automáticas y no nos cueste mucho trabajo y esfuerzo unirlas.

Pero ¿tiene también el color impacto en otras áreas? Los analistas ya han mostrado cómo los colores pueden cambiar el packaging o la percepción que tenemos de los puntos de venta, pero también pueden modificar cómo respondemos a las cosas. En el mundo de las redes sociales, por ejemplo, los colores suponen una modificación en el engagement conseguido.

El último estudio sobre la materia lo ha elaborado la firma Corra, centrándose en una red social concreta y en un nicho de mercado específico. Usando la API de Cloud Vision de Google estudiaron los elementos clave de 200.000 imágenes de 200 marcas de moda populares. Establecieron cuáles eran sus características y las cruzaron con cuáles fueron sus resultados. Y partiendo de ello llegaron a la conclusión de que los colores afectan a cómo responden los seguidores. Ciertas tonalidades acaban impulsando que se logre más engagement.

Eso sí, no se puede establecer una especie de dato genérico sobre el color y el nicho de mercado. Los colores que funcionan para un tipo de marca de moda no lo hacen para otras. Así, los datos del estudio apuntan que en el caso de las marcas de ropa de natación y calzado incluir tonos negros lleva a aumentar el engagement por encima de la media, mientras que este color también funciona para las de ropa de deporte, pero lo supera el rosa en ese terreno.

En el caso de la ropa casual, el color que impulsa el engagement es el violeta. Y, en general, los posts de moda en Instagram con todos verdes funcionan mucho peor en términos de engagement que la media.

Usando el color

En la industria de la moda los colores son especialmente importantes porque, como recuerdan en las conclusiones del estudio, transmiten cuál es la personalidad de la marca en cuestión.

Pero este no es el primer estudio - ni será el último - que se centre en esta cuestión. Los colores también se pueden emplear en las redes sociales para las mismas acciones que se emplean fuera de ellas, como generar una sensación de urgencia, transmitir valores o conectar con una audiencia específica. El significado de los colores tiene, por tanto, un eco muy importante también aquí. El rojo implica urgencia, pero también genera hambre y es una llamada de atención; el verde es el color de la salud, pero también de lo fresco; el azul el de la confianza, pero también el de lo dulce si va acompañado del rosa; y el negro es el de la elegancia.

Al fin y al cabo, el color está muy presente en todas las redes sociales, y no solo en Instagram, ya que cada vez hay más y más elementos visuales en los perfiles que marcas y empresas tienen en las diferentes redes. Solo hay que pensar en el peso tan importante que tiene el color cuando procesamos información. En el caso de los logos, el 80% de lo que procesamos en la primera visualización es la información que transmite el color.

Así, ya no se trata solo de crear posts visuales, sino que también las cabeceras y los logos de perfil se han convertido en elementos determinantes. Dado además que esto es lo primero que ven los consumidores, especialmente cuando están buscando a la marca en redes sociales, transmitir el mensaje de un modo claro y directo es más importante. Los colores son los aliados para conseguirlo.