PuroMarketing

En la última presentación de sus resultados, Facebook habló de las Stories y de la publicidad. La red social alertó a los inversores de que las ventas publicitarias podían ralentizar su crecimiento en los próximos tiempos, mientras el mercado se adaptaba a cómo estaban cambiando las pautas de consumo de los internautas.

Los usuarios de las redes sociales están migrando a las historias. En la red de Facebook (que incluye también a Instagram y Whatsapp) ya se está compartiendo 1.000 millones de Stories cada día. Mark Zuckerberg, el CEO de Facebook, apuntaba que las tendencias que estaban viendo en uso apuntaban que " en el no tan distante futuro la gente compartirá más en sus Stories de lo que comparten en sus feeds".

Este crecimiento no solo está moviendo el foco de un lado a otro, sino que además está haciendo que las cosas cambien. Facebook está convencido de que los anunciantes migrarán su inversión de un lado a otro. Simplemente tienen que acostumbrarse al nuevo formato.

Por ahora el precio de las impresiones es todavía más bajo en las Stories de Facebook que en el feed (4 dólares por mil impresiones frente a 5), pero las cosas cambiarán. Al menos eso es lo que ocurrió en Instagram.

Lo que también cambiará es cómo se produce contenido y cómo se organizarán las cosas. Como explicaba una experta a The Wall Street Journal, para adentrarse en las Stories, las marcas y las empresas tienen que hacer las cosas de un modo diferente. "Dado que la gente consumo Stories de un modo diferente al que consume contenido en el feed, todo, desde la estrategia creativa a la historia que quieres contar a la manera física en la que haces el shooting, es diferente", explica al diario Kerry Perse, directiva en OMD.

Y si el formato cambia y las necesidades del mismo también, aparecen nuevas oportunidades de negocio y también nuevos movimientos en el mercado. ¿Estará el futuro por tanto lleno de agencias y de profesionales especializados en crear Stories? ¿Van las marcas a fichar a expertos en esta materia?

Plantillas para Stories y futuras agencias

Lo cierto es que la industria ya tiene sus herramientas de nuevo cuño y los resultados que estas logran podrían ayudar a comprender cómo podrían cambiar las cosas y qué nuevos elementos se podrían poner de moda en los próximos meses. Unfold era una app creada para los diseñadores y su portfolio, pero se ha acabado convirtiendo en el ejemplo de lo que podría ser el negocio millonario futuro de las Stories.

La app da plantillas para crear material para Stories y para hacer, por tanto, que tengan un acabado mejor y funcionen mejor. Los creadores la pusieron primero en mano de los influencers y de ahí creció al resto, como explican en FastCompany.

Ya tiene 11 millones de usuarios y ya mueve millones de dólares. En 2018 esperan cerrar con unos ingresos de 2,8 millones de dólares. Y todo con plantillas para hacer Stories (por las que hay que pagar). La compañía está haciendo crecer el negocio: ahora van a abrir una agencia que estará especializada en crear Stories para Instagram.

Unfold es el caso de éxito más claro, pero no es la única que ofrece plantillas o ayudas para crear Stories. La popular Canva también da plantillas para posts en redes sociales, que se pueden usar para las Stories, y las herramientas de diseño se usan cada vez más para perfilar esas historias efímeras. En una de reciente aparición, Easil, aunque las plantillas más populares son las de Pinterest, las de las Stories de Instagram ya son el 35% de todo lo que se usa.