Opinión
Comunicación
Del storytelling al storyliving. ¿Existe una saturación de contar historias?

El storytelling se ha convertido a lo largo de los últimos añosen una técnica de lo más utilizada por miles de empresas demedio mundo. Como bien su nombre indica en inglés (story=historia,telling=contar) se trata de una herramienta de marketing en laque se apela al sentimiento del consumidor contando una simplehistoria con la que se sienta identificado.

De esta forma, lo que se busca es crear un efecto de engagemententre el cliente y la propia empresa. De hecho, esta técnica tiene aveces tanto éxito, que puede crear una relación de lo máspositiva y duradera en el tiempo. A todo esto, hay que sumarlelas siguientes ventajas:

  • Crea un recuerdo difícil de borrar. A la mayoría de nosotros nos encanta que nos cuenten una historia y que sobre todo nos enganche de principio a fin gracias a un argumento de lo más interesante. Pues lo mismo ocurre con la publicidad. Al promocionar el producto de una manera menos agresiva, es inevitable que el cliente recuerde el anuncio en cuestión junto a la marca que lo ha hecho realidad.

  • Las historias se pueden convertir en virales. Si la historia contada por la propia compañía es del agrado del consumidor, es altamente probable que este la comparta con su grupo de amigos y familiares. Sobre todo si tenemos en cuenta que vivimos en pleno apogeo de las redes sociales, donde un simple vídeo o imagen graciosa puede llegar a millones de visualizaciones en tan solo un par de horas.

  • Se pueden transmitir valores que antes parecían imposibles. Al contar historias que apelan a la parte más irracional del ser humano, es posible que sentimientos como la empatía o altruismo se "activen" dentro del cliente. La verdad que estos dos valores son muy difíciles de trasladar con otras campañas de marketing más convencionales.

El storyliving consiste encontar sentimientos y emociones

Como hemos venido contado al principio del artículo, son cada vezmás las empresas que se "suben al tren" de contar historiaspara así fidelizar a su público objetivo. Sin embargo, pareceque esta tendencia no está cosechando tanto éxitos como ya hizotiempo atrás. Y esto se puede deber a ciertos factores.

El primero de ellos, es posible que exista una saturación deanuncios de este tipo. ¿Es de verdad necesario estar siemprecontando historias que en verdad no tienen ningún tipo derelación con el producto/servicio que se está vendiendo? Estaes justamente la hoja de doble filo que existe con esta técnica. Hayque saber utilizarla, ya que de lo contrario se puede conseguir unefecto completamente adverso.

A lo largo de los últimos meses, cientos de compañías se han dadocuenta que el storytelling puede que no tenga tanto impacto comoantes. ¿Pero cuál puede ser otra de las razones de este pequeñodeclive? Pues todo se puede deber a que no todas las historiascausan el mismo efecto en el cliente.

El público objetivo al que se enfrente una marca es cada vez másamplio y heterogéneo. Y un claro ejemplo de ello lo vemos conlos famosos millenials, donde muchos de ellos seguro que no sesienten identificados con anuncios sobre detergentes o perfumesdemasiado exclusivos.

Entonces, ¿qué futuro le depara al story-telling? ¿Estáabocado al fracaso de aquí a un futuro no muy lejano? Todavía espronto para realizar tal afirmación. Pero como bien dijo elescritor español Miguel de Unamuno hay que "renovarseo morir".

Es más, muchas compañías ya lo están haciendo sin renunciar aalgunas de las grandes ventajas que aporta el storytelling. Ypara ello, han ido un paso más allá gracias creando lo que se llamacomo storyliving.

Esta nueva herramienta consiste en contar historias donde elcliente forme una parte de lo más relevante en el desarrollo de lahistoria. La verdad que sobre el papel suena algo realmentecomplejo de conseguir. Pero los resultados son mucho máspositivos y duraderos en el tiempo.

De hecho, gran parte del éxito que está suponiendo el storylivingse debe en parte gracias al auge del video-marketing y el dispositivomóvil, una industria que mueve más de 5.000 millones dedólares al año y donde se espera que todo los vídeos subidos ala red superen en más de un 84% del tráfico de TODO INTERNET alo largo del próximo 2018.