Reportaje
Comunicación
Los Directores de Comunicación son accesibles pero poco ágiles atendiendo a los medios
Según el informe “La Imagen del Dircom” los periodistas reciben una media de 58 notas de prensa al día, de las que sólo el 10% llega a publicarse

La consultora de comunicación Grayling ha presentado el informe “La Imagen del Dircom”, un profundo análisis sobre los distintos aspectos que rigen las relaciones entre los periodistas de información económica y los directores de comunicación (Dircom) en España. Nivel de calidad como fuente de información, accesibilidad, credibilidad, pro-actividad, agilidad de gestión o mejores vías para canalizar la información son algunas de las áreas en las que se centra el estudio.

Según explica Eduardo Fuentes, consejero delegado de Grayling España, “por medio de este análisis hemos obtenido la percepción real que tienen los profesionales de los medios acerca de la figura del Dircom, así como su valoración sobre la labor que éste desempeña. El informe es una herramienta muy útil para establecer buenas prácticas, identificar las áreas de mejora y para ayudar a los directores de comunicación a alinear su trabajo con las necesidades reales de los medios“.

La investigación, basada en las respuestas de 90 periodistas económicos en activo de medios impresos, digitales y audiovisuales, arroja interesantes conclusiones:

Los directores de Comunicación en España son “accesibles” para más de un 66% de los encuestados y “creíbles” para casi el 65% de ellos. La valoración, en cambio, no es tan favorable a la hora de analizar su pro-actividad, que es insuficiente para el 55,5% de la muestra.

En su conjunto, los periodistas reconocen al Dircom como “colaborador” a la hora de transmitir información. Un 73% de ellos valora muy positivamente su contribución a la profesionalización de la comunicación corporativa pero también se indican algunas asignaturas pendientes. Las que más destacan son: el insuficiente o escaso nivel de conocimiento del funcionamiento de los medios para el 58,5% y la poca o nula agilidad gestionando las peticiones de los medios para el 66,6%. Otras de las asignaturas pendientes más mencionadas fueron la falta de transparencia y la autonomía con respecto a los intereses corporativos de los Dircom.

El 56% de los encuestados considera que el Dircom no cubre sus necesidades de información y un 66,6% por ciento de la muestra le considera “poco” o “nada” ágil a la hora de responder a las solicitudes informativas, hasta el punto de que este es el apartado peor valorado de toda la encuesta. El exceso de celo que muestran los directores de comunicación cuando hay conflicto entre los intereses de su empresa y los del periodista, sería, según un 56% de los encuestados, la principal causa para explicar que los medios no vean cubiertas, en un gran número de ocasiones, sus expectativas al respecto.

Apenas el 10% de las notas de prensa recibidas en una redacción se publican. Los periodistas económicos reciben, diariamente y en condiciones normales, una media de 58 notas de prensa. Esta cifra se eleva a 75 si el medio es de información general. Este volumen les obliga a realizar filtros que se fundamentan, sobre todo, en dos criterios: “título y subtítulo” (29%) y “asunto” del correo electrónico (28%). La empresa que envía la nota sólo es tenida en cuenta como factor de decisión por un 13,4% de los encuestados; y la lectura completa de la nota de prensa apenas se realiza por el 11% de los entrevistados.

Destaca –finalmente- un apartado cada vez más importante para empresas e instituciones, como es el de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), que suscita gran escepticismo entre los periodistas en cuanto a su credibilidad y aportación noticiosa. El 75% de los profesionales de los medios consultados considera que la RSC es una mera herramienta de marketing y que, realmente, no forma parte de los valores o la cultura de las empresas.

Del análisis de todos estos datos puede deducirse que la imagen de los Dircom entre los periodistas está, en general, bien valorada pero aún hay áreas en las que podría mejorarse. Para ello, es deseable y necesaria una mejor comprensión mutua de los entornos en los que ambas partes desarrollan su profesión.