PuroMarketing

En la nueva realidad del consumidor, nuestro público objetivo es multidispositivo, y está permanentemente contectado. El proceso de compra comienza desde cualquiera de estos terminales inteligentes, y continúa el viaje a través de varios puntos de contacto, tanto online como offline.

Las búsquedas locales tienen cada vez más importancia en este proceso de compra. El número de estas peticiones, solo en el ordenador, ha crecido 10,5 mil millones desde el año anterior. Los datos aportados por Neustar muestran que la mitad de estas búsquedas locales finaliza en compra. De ahí la necesidad de optimizar la estrategia de marketing, también a nivel local.

Según el informe de Google Think Insights, presentado a finales de mayo, más del 80% de los consumidores realiza búsquedas locales. Bien sea con su smartphone (88%), tableta u ordenador (84%).

El 63% de los clientes utiliza múltiples dispositivos para realizar sus búsquedas locales, destacando los smartphones como principal vía hacia la conversión. El informe de Neustar muestra que 4 de cada 5 búsquedas móviles sobre el entorno local acabaron en compra. El 73% de ellas en las tiendas físicas.

Los consumidores también recurren a sus terminales inteligentes en busca de información tan fundamental como conocer la ubicación exacta del establecimiento (27%); incluso si están conduciendo (13%).

Otro comportamiento habitual entre estos usuarios es el de buscar y comparar información sobre tiendas. Todo desde la comodidad del hogar, y la usabilidad de las tabletas. No en vano, los clientes se sienten más satisfechos con la experiencia de navegación que le aporta la tableta o el ordenador en las búsquedas locales (64%), frente al smartphone (50%).

Por su parte, estas búsquedas locales benefician especialmente a los restaurantes. Según reflejaba en mayo la encuesta de Booktable.El 41% de los clientes utiliza su dispositivo móvil para reservar mesa en un restaurante. Un porcentaje que ha aumentado considerablemente en los últimos 3 años, cuando era del 7%.

Decididamente, el modo en que los consumidores realizan el proceso de búsqueda de información y compra ha cambiado diametralmente. Por ello, las empresas han de esforzarse en conocer sus nuevos hábitos de comportamiento, y diseñar una estrategia adaptada a este nuevo viaje por parte del cliente.