PuroMarketing

Los usuarios argumentan a favor de este tipo de envíos a partir de la comodidad que los mismos le suponen

El comportamiento de los consumidores ha cambiado notablemente en los últimos años y en la actualidad se han vuelto compradores más exigentes que nunca. Uno de los aspectos en los que se encuentran más vulnerables es el tiempo de entrega que las empresas utilizan para enviarles sus pedidos, el cual presenta una notable diferencia entre lo que estos esperan y lo que la realidad de las marcas les presentan.

En este sentido, las empresas han de tener en cuenta el valor que los consumidores dan a los periodos cortos de entrega de pedidos, especialmente a aquellos que se producen en el mismo día en que estos son formulados. De hecho, como muestra una investigación de la compañía Pricewaterhouse Coopers, el 61% de los usuarios sostiene que estarían dispuestos a pagar si las empresas les enviasen sus productos en el mismo día.

Una actitud por parte de los usuarios que no es aislada, pues otros análisis recientes confirman la apuesta de los consumidores por el envío de productos en el mismo día a cambio de un pago adicional por ellos. De este modo, la compañía LoyaltyOne analizó, en septiembre del pasado año, las tendencias de los usuarios con respecto a los envíos de los pedidos que reciben las marcas y la atención que prestan a los clientes.

Esta investigación reveló que casi dos tercios de los internautas pagarían una tasa adicional si las empresas les entregasen sus paquetes en el mismo día. ¿El motivo esgrimido por estos? Son varios, pero fundamentalmente sobresalen dos por encima del resto: la comodidad y la mejora de las circunstancias, opciones que registraron el 44,1% y el 21,% de las respuestas afirmativas de los encuestados, respectivamente.

Ambas investigaciones revelan el interés de los consumidores por el envío cada vez más rápido de sus compras. De hecho, un estudio llevado a cabo por Accenture sostiene que la velocidad del envío es importante para un 64% de los usuarios, una cifra siete puntos superior a la registrada el pasado año. Del mismo modo, este documento confirma que más de la cuarta parte de los usuarios de la red están dispuestos a pagar diez dólares o más por el servicio de entrega en el mismo día, cantidad que se eleva hasta 20 euros en el 22% de los consumidores que dicen que estarían dispuestos a pagar este plus por obtener sus compras en un plazo no superior a dos horas después de realizar el encargo.

Las empresas, a contracorriente

Con este panorama por parte de los consumidores, ¿las empresas están actuando en consonancia? Lo cierto es que, a día de hoy, no. Y es que las marcas que deciden entregar sus pedidos en el mismo día en que estos se realizan son contadas. De este modo, como sostiene la investigación de Accenture, solo el 15% de las marcas realiza sus entregas en el mismo día en que estas se llevan a cabo y más de la mitad, el 51%, espera al día siguiente para entregar los productos.

Del mismo modo, en lo que respecta a la programación de las entregas por parte de las empresas, la mayoría de las marcas determinan la entrega de sus envíos a los clientes en un día específico (43%) y un tercio de ellas les ofrece la posibilidad de realizar sus entregas en las horas punta (30%).

A pesar de ello, los expertos prevén que esta tendencia experimente un giro de 180 grados en los próximos ejercicios, debido a la necesidad que tienen las empresas de adaptarse a los intereses y necesidades de los usuarios. Así, solo en Estados Unidos, está previsto que a lo largo del año la entrega el mismo día aumente un 550%, pasando de un volumen de facturación de 100 millones de dólares a 620 millones de dólares. Del mismo modo, en 2018 está previsto que esta cifra supere los 4.030 millones de dólares.