PuroMarketing

En la lista de días señalados de consumo, cada vez hay más jornadas que poco tienen que ver con la tradición o con los movimientos generales del sector y más con marcas y empresas concretas, especialmente con los gigantes del comercio electrónico. Si llegó a España el Black Friday hace unos años, fue, de hecho, porque varias marcas con tirón, como Apple y Amazon, empezaron a celebrarlo y arrastraron a la competencia (ahora, hasta la panadería del barrio se une a la fecha).

Lo que ahora están haciendo sin embargo los gigantes del consumo es potenciar días propios y únicos, que solo les funcionan a ellos. Y el próximo de esos días en el calendario de celebración es el Prime Day de Amazon.

El Prime Day nació como una jornada de ofertas, descuento y consumo de los propios usuarios de Amazon y como una excusa para destacar que ser cliente Prime, el servicio premium de pago de Amazon, valía la pena. El día a Amazon le sale bastante rentable. En la edición del año pasado de la jornada, Amazon vendió 100 millones de productos en todo el mundo. De hecho, según sus datos, había logrado superar en ventas durante ese día a lo que había logrado no solo en el Prime Day del año anterior sino también en el fin de semana de la campaña previa de Black Friday. Además de vender mucho, había logrado colocar muy bien sus propios productos, como su stick de televisión.

Es de esperar que este año logre mejorar sus datos de ventas, porque Amazon planea más tiempo de rebajas y además lo está convirtiendo más en un evento. Este año el día durará en realidad dos (será el 15 y el 16 de julio) y Amazon está ya generando ruido sobre él. El día 11, por ejemplo, prevé un concierto que servirá para potenciar Prime Music y que funcionará como destacado de cuenta atrás. También hará el preestreno de una película o volverá a recuperar sus tres meses gratis de Kindle Unlimited, al menos por lo que se puede ver en su web española.

Pero aunque el Prime Day es una jornada de ventas de Amazon sus ramificaciones llegan a muchos más terrenos. "Tanto si una marca decide ofertar su productos como si no, el Prime Day debe ser una jornada señalada en el calendario de eventos de las empresas en Amazon ya que tiene un gran efecto no solo en el mes de julio, sino en las tendencias de los productos más exitosos en el resto del año", destacaba hace unas semanas Antón Suárez, director comercial de Amazing, en una nota de prensa en la que recomendaban a las empresas tener en cuenta la fecha.

El efecto arrastre

No son los únicos que ven el impacto de Amazon y su Prime Day más allá de la propia compañía y sus cifras de ventas. De hecho, en mercados en los que la presencia de Amazon y sus ofertas es ya más intensa, no solo se posicionan las marcas y las empresas que participan en la jornada, sino también su competencia.

Como explican en un análisis de Business Insider, el Prime Day ya afecta a muchas más compañías más allá de Amazon. El peso que tiene el día, lo mucho que mueve en ventas y la necesidad de posicionarse frente a Amazon hacen que los demás jugadores del mercado tengan que tener en cuenta sí o sí la jornada y lo que harán durante ella.

En Estados Unidos, los gigantes del consumo, como Walmart o Target, ya hicieron movimientos estratégicos en la jornada del año pasado, anunciando sus propias campañas de descuento y promociones y capturando a los consumidores a por los que va Amazon. Incluso teniendo en cuenta que Prime es un servicio de pago, los consumidores cayeron también en esas campañas paralelas. Un 40% de los compradores acabó, señalan en Business Insider, comprando en opciones que no eran de Amazon y Target cerró ese día sus mejores datos de tráfico y ventas.

Este año podrían repetir perfectamente la jugada. Un estudio de Profitero señala que un 34% de los suscriptores estadounidenses de Prime prevé comprar durante el Prime Day ofertas y promociones de tiendas online que no son Amazon y un 17% incluso prevé ir a tiendas físicas en busca de esas ofertas.

De hecho, ya hay quienes hablan de los días que rodean al Prime Day como el "Black Friday en julio". Un 53% de los consumidores que compra en esos días lo hace, demostraba otro estudio, empujados por el precio.