PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Google está haciendo de forma recurrente ajustes en cómo muestra los resultados de búsqueda. A los responsables de SEO, les preocupa de forma principal cómo cambia Google las normas que marcan qué aparece y qué no en sus resultados (y justo acaba de hacer un ajuste en la base que rige su algoritmo).

Sin embargo, el modo el que presenta también esos resultados resulta crucial para comprender cómo los consumidores se relacionan con esa información y cómo la consumen. Al fin y al cabo, la presentación de la información y el lugar que ocupa en la página cambian por completo cómo reaccionamos a ella y en qué hacemos clic y en qué no.

En los últimos años, la aparición de ventanas con información ya integrada en los resultados de Google ha ido cambiando cómo los marketeros piensan estratégicamente y trabajan. Para hacer llegar la información que les interesa, por ejemplo, se ha convertido en crucial el trabajar posicionándose en esas ventanas de datos, lo que obliga a cuidar de forma específica los snippets.

Lo cierto es, sin embargo, que no solo esos elementos son importantes. Los marketeros también necesitan analizar los cambios de diseño que Google realiza.

Y el buscador acaba de hacer uno en navegación desde escritorio. Los resultados de búsqueda aparecen ahora con un cambio en tipografía y en formato. No es un cambio brutal, pero sí uno que modifica cómo los consumidores perciben las cosas. Sientes, cuando lo ves, que es "raro".

Los consumidores tendrán que acostumbrarse a ver los resultados de búsqueda de un modo distinto, pero posiblemente también necesiten volver a aprender qué es orgánico en lo que ve y qué no lo es. La diferencia, al menos desde un punto de vista visual, entre los resultados que son anuncios y los que no lo son es muy limitada (al final es solo la inclusión de Anuncio antes del link, algo que en inglés - donde solo es Ad - es todavía mucho más sutil). ¿Se ha convertido este cambio en demasiado confuso y está haciendo que a primera vista sea más complicado separar el anuncio del contenido orgánico?

Esto es lo que se muestra cuando se busca una marca

Poco diferenciados

Los analistas parecen inclinarse por el sí. Un análisis en TechCrunch apunta a que ahora anuncios y resultados tienen una apariencia tan homogénea que resulta fácil a primera vista equivocarse y pinchar en un anuncio pensando que es un resultado más.

Además, apuntan, visualmente ahora todos los resultados se parecen a cómo antes mostraba los anuncios. La prensa tecnológica estadounidense teoriza con que ahora todos parecen anuncios y que quizás ese fuese realmente el objetivo.

El cambio de diseño sería así la última dark pattern, el "patrón oscuro" de diseño, que Google ha incorporado. Los rediseños de los últimos años han ido haciendo que los anuncios estén más integrados con los resultados y que por tanto sean más difíciles de separar y mucho más clicables.

En el pasado, de hecho, los anuncios en Google estaban marcados con colores, lo que los separaba de un modo más claro del contenido orgánico. Los colores desaparecieron a principios de esta década, lo que eliminó la separación visual más clara.

Google ha señalado en Twitter simplemente que ha llevado al escritorio el diseño que ya había implementado el año previo en el móvil. Como señalan sin embargo en TechCrunch, en las pantallas móviles puede que sea ligeramente más fácil percibir los matices que separan resultados orgánicos de los que son publicidad, pero en la de un ordenador es mucho más confuso.

Fundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo