Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
Hasta las redes sociales son de pago
Las redes sociales han creado el mito de que en internet todo es gratis para empresas y marcas
354 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Las técnicas del marketing online, con el máster más prestigioso. UPF Barcelona School of Management
  • Técnicas de venta avanzada con 1 clic, ahorra tiempo y costes. Tu red comercial 100% eficaz
  • Los mejores contenidos al mejor precio ¡Descubra más de 40 millones de fotos, vectores y vídeos!
  • PURO MARKETING

    Una de las cuestiones que se repetían cuando llegaron las redes sociales y se incorporaron a las herramientas que las marcas pueden usar para conectar con sus consumidores era el de que una de las grandes ventajas de las mismas era que 'eran gratis'. Era algo que se repetía una y otra vez. Poco importaba dónde estuviesen hablando de ellas: la cuestión de los costes siempre acababa saliendo a la luz y siempre acababa esgrimiéndose como un elemento altamente positivo. Si se iba a un congreso sobre marketing o redes, siempre había algún gurú dando explicaciones y recomendaciones o algún protagonista de algún caso de éxito. Todos apuntaban como habían conseguido posicionarse y posicionar su marca echando mano de las tan low cost redes sociales.

    Y todo esto acabó creando una suerte de folclore asociado a las redes sociales y asociado por extensión a la red de que todo en ella es gratis y de que todo en ella se puede conseguir sin realmente invertir dinero o invirtiendo muy poco. Las marcas están convencidas de que la red es una suerte de Jauja, en la que pueden conseguir lo que quieran sin que le suponga ningún coste.

    Se podría decir que no solo se ven arrastradas a esta creencia por lo que las redes sociales han hecho, sino que también por un estado general de las cosas en el que ya no solo los responsables de marca sino también los propios consumidores dan por hecho que todo online será gratis. Es uno de los grandes problemas de los medios online, por ejemplo, que tienen que asumir unos elevados costes (no solo necesitan a alguien que escriba las noticias, también necesitan asumir otros muchos costes, desde las fotografías que usan, al hosting del site a la gestión del mismo) que para sus lectores resultan invisibles.

    Pero, como cualquiera puede concluir tras hacer un análisis más pormenorizado de lo que suponen todos estos canales, nada es realmente gratis. No lo es para los medios online, tampoco lo es para las marcas decididas a usar la red como trampolín para conectar con los consumidores. Tomar, una vez más, el ejemplo de las redes sociales puede ayudar a comprender cómo todo eso que prometían que se lograba sin invertir ni un euro requería, en realidad, una inversión. Las redes sociales no salían gratis.

    Hasta las redes sociales son de pago

    Para empezar, las marcas necesitaban y siguen necesitando hacerse con el personal necesario para gestionar esa presencia. Estar en las redes sociales implica estar produciendo contenidos todo el tiempo, supone mantener una actividad constante y obliga a estar pendiente de la actividad que se genera en ese escenario. Estar en redes sociales y estarlo bien no es simplemente publicar un par de cosas en Facebook o en Twitter y listo. No: para conseguir posicionarse y para conseguir triunfar en las redes sociales hay que saber crear conversaciones y eso requiere conocimientos y, sobre todo, una inversión de tiempo.

    Para continuar, abrir un perfil en la red social de turno no es suficiente para triunfar. Las cosas no funcionan así. No importa que uno abra a su producto o a su marca un perfil en todas las redes habidas y por haber. Para conectar con los consumidores y para llegar a las audiencias, hay que hacer un esfuerzo inicial mucho más importante y, casi con seguridad, hay que invertir en publicidad para hacer que el número de seguidores crezca y crezca.

    Y, finalmente, el paso del tiempo ha demostrado que las redes sociales no son, como tampoco lo es el monte, todo orégano. Los cambios que las diferentes redes sociales han hecho de las normas que las regulan han complicado una y otra vez el escenario y han hecho que sea más y más complicado para las compañías llegar a sus consumidores. Si quieren conectar con ellos no tienen más remedio que pasar por caja y convertirse en actualizaciones patrocinadas. Al final, tienen que pagar.
    Conoce las responsabilidades jurídicas que existen en el entorno digital para proteger a tu empresa
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar